La confidencialidad en la práctica clínica

Desde los viejos tiempos de Hipócrates la confidencialidad médica o “secreto profesional” quedaba protegida mediante obligación por juramento, y no se limitaba sólo a los aspectos puramente clínicos, sino a todo aquello que rodea a la persona en su ámbito privado. Hoy la medicina en equipo, la difusión de la información; la informatización de las historias clínicas; la profusión de los archivos, y el desarrollo de los medios de comunicación, obligan a tomar mayor conciencia individual y colectiva de la importancia de preservar el valor de la confidencialidad en la relación médico-paciente y utilizar los medios adecuados para su protección.

En el transcurso de las últimas reuniones han surgido discusiones sobre situaciones reales, situaciones que nos ocurren todos los días en la consulta, en las que subyacen problemas de confidencialidad. En estas situaciones, no había un consenso claro de cuál sera la mejor opción a seguir.

Por ello, para finalizar la semana y a modo de reflexión me ha parecido conveniente poneos dos articulitos dónde se aborda y se discute sobre situaciones semejantes a las que discutimos nosotros no hace mucho. Buen Domingo. Consentimiento y confidencialidad     La confidencialidad en la práctica médica

Anuncios

2 comentarios

  1. Gracias por los articulos,mj! la verdad es que hay que tener cuidado porque determinadas actuaciones te pueden traer problemas legales, y considero importantísimo que se tengan en cuenta, porque hay multitud de situaciones que se dan en la consulta y no sabemos muy bien cómo se ha de actuar. Es mejor tenerlo todo claro que arriesgarte tontamente. Pienso que en estos casos, no te puedes deja llevar, hay que actuar bien y no pillarse los dedos. Lo que me llama la atención, y me parece alucinante y a la vez frustrante es la diferencia de pena que hay tan abismal entre el médico que arriesga con la ruptura del secreto profesional (revelando a la pareja del VIH+ que su pareja es VIH+ para que no se contagie) y el contagiador que no le da la gana contarle a su pareja que es VIH+ y tampoco toma medidas preventivas.
    Es un escándalo!Por muy ético que sea, no es legal, con lo cual, nos atan las manos!En el articulo habla de utilizar toda nuestra capacidad de persuasión para evitar romper el secreto, es verdad que hoy por hoy tal y como están las leyes, es lo único que tenemos. ¿Deberían modificarse las leyes?

  2. Pues no se si deberían modificarse las leyes Marta.
    El problema que tu planteas es que es legal, lo que pudiera tener sus dudas es desde el punto de vista ético.
    Yo personalmente a lo largo de mi carrera, me he visto en dos ocasiones ante situaciones en las que una persona no quería comunicar a su pareja en una ocasión y a su madre en otra su estado de VIH+. Investigué la situación en su momento ( descononozco si habrá cambiado ahora) pero a la conclusión que llegué es que la confidencialidad (secreto médico) es algo muy, muy importante que en ocasiones solemos tratar con algo de ligereza.
    Ahora bien, para ser honestos, he de decir que en ambos casos logré convencer al paciente para que lo dijera él mismo a su familia ( aquí la relación médico/paciente juega mucho a nuestro favor)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: