Déficit de atención e hiperactividad en el adulto.

Nuestra entrada de hoy se refiere a un ¿trastorno?. Según los autores muy prevalente pero “olvidado”,  así que para que lo podamos tener en cuenta (sin desperdicio las conclusiones del autor) os dejo un resumen y al final el articulo completo.

¿Conocéis alguien así?…..

El trastorno por déficit de atención (TADH) es un trastorno prevalente pero frecuentemente no reconocido en adultos.

En la mayoría de los casos lo que aparece en clínica son manifestaciones incompletas o residuales. El diagnóstico se basa en la entrevista clínica a menudo con ayuda de escalas de autoevaluación. (leedlas no tienen desperdicio). Una vez hecho el diagnóstico del TADH, y de la co-morbilidad si existe, al comunicárselo al paciente caben varios sentimientos: alivio (ahora entiendo porqué yo fui siempre diferente), tristeza, (no quiero estar enfermo) y posiblemente enfado (¿por qué no recibí ayuda de niño?) . Todos estos son sentimientos comprensibles y el médico debe mostrar empatía y esperanza. Existe un componente hereditario; herencia autosómica dominante. La exposición a tabaco, alcohol, drogas o las complicaciones de la madre durante el embarazo y/o parto, se asocian a mayor frecuencia de TDAH en los hijos. Una de las teorías más aceptada es la del hipo metabolismo de la glucosa tanto global como regional en cortex premotor y cortex superior prefrontal. El tratamiento: educación sobre el TADH, ayuda psicológica al paciente y a su familia, modificaciones del entorno o estructurales, fármacos si procede y seguimiento. Los grandes objetivos “Mantener la casa en orden, rendir en el trabajo”

Conclusiones desde el punto de vista del autor

  1. El TDAH debe ser considerado en la práctica médica general, teniendo presentes los criterios aportados por la DSM-IV-TR, los de otros autores aquí expuestos, las escalas de auto evaluación o la reconstrucción histórica de su trayectoria, con ayuda de familiares o amigos. Es muy importante tener en cuenta que la mayoría de los casos en adultos serán incompletos, residuales o se presentarán con co-morbilidad. Se sugerirá la intervención si dichas características suponen un deterioro importante en distintas áreas de su vida (familiar, laboral, social). Existen muchas personas que pueden tener parte de estos síntomas, pero que han encontrado el modo de adaptarse o han aprendido a ir compensando sus peculiaridades.
  2. Es el médico general quien más puede colaborar en el diagnóstico ya que habitualmente ha seguido la trayectoria biográfica de los pacientes. En casos moderados sin co-morbilidad, puede indicarle estrategias (tabla VIII) (me encanta la tabla VIII, yo la voy a poner en práctica para mí) y medidas contextuales o bien hacerle saber que existen Asociaciones de Autoayuda.
  3. El médico general ocupa un papel privilegiado en su derivación al médico especialista para tratamiento farmacológico, si no son suficientes las medidas estratégicas expuestas en la tabla VIII o las contextuales y de otro tipo expuestas en el árbol de toma de decisiones (tabla II).
  4. El tratamiento que ha resultado más eficaz incluye terapia conductual y farmacoterapia si procede. En adultos, la decisión de tomar fármacos o no debe ser tomada en conjunto, ya que existe un importante debate sobre el balance riesgo/beneficio y no excluyen otras medidas psicoeducativas y contextuales.
  5. La medicación inicialmente debe prescribirla un especialista haciendo los exámenes previos pertinentes.

TDAH:TDAH

 

Anuncios

8 comentarios

  1. Estimado Manuel:
    Muy estimulante. Pero, ¿cuál es la Tabla VIII, que me tiene intrigado? (creo que el enlace no entra).
    Un abrazo.
    Eduardo.

    • Hola Eduardo.
      Gracias por tu comentario, he vuelto a probar el enlade y a mi si que me funciona, de todas maneras te mando el articulo completo en PDF, a tu dirección de e-mail para que también puedas hacer propios los consejos de la tabla si te gustan.
      Un abrazo
      Manuel.

  2. Voy a repasar poco a poco…

    – Tabla III: Escala ASRS-VI.I. Cumplo casi todos los parámetros (menos el de mover manos y pies, ese no…), así que mis síntomas pueden ser compatibles con trastorno por déficit de atención del adulto.

    – Tabla IV: Criterios DSM-IV. Tengo que cumplir 6 síntomas, dado que pierdo cosas, pospongo lo que requiera esfuerzo (eso se llama pereza, no? o es TDAH?), interrumpo, hablo demasiado, actuo antes de hablar y me distraigo fácilmente… lo cumplo. Además, cuando era pequeño ya me distraía fácilmente e interrumpía… o sea que cumplo criterios para TDAH (además, mis síntomas no aparecen en el contexto de una esquizofrenia… creo).

    – Tabla VIII: Estrategias. ESPECTACULAR. Pero claro, yo ya llevo una PDA, mantengo mi sentido del humor, hago listas de tareas, mi novia me recuerda fechas… pero sigo interrumpiendo y despistándome.

    Conclusión: hasta que decida si puedo pedir una minusvalía por esto… exijo mis anfetaminas.

    Además, “será importante considerar una adecuada elección de la actividad laboral que debe ser compatible con las características que les son propias”. Ojalá supiera a qué se refiere.

    • Ahora un poco más en serio…

      El TDAH es una no-enfermedad pediátrica. Ahora ya no hay niños revoltosos ni niños que estudien poco, hay TDAH. Los padres, acostumbrados a cierto estilo de vida y poco dispuestos a cambiarlo, prefieren los fármacos al método “tradicional” de nuestros padres, bastante más efectivo pero que exige tiempo.

      Ahora parece que el público pediátrico ya no compra bastantes anfetaminas, y hay que venderlas también a los adultos. Sospecho que tiene que ver con algún tema de patentes (el primer metilfenidato se autorizó en España en 1981), con un genérico que debe de estar al caer.

  3. ¡ Lo que me faltaba por oir! El TDAH desde mi punto de vista es una más de las famosas no-enfermedades. Sólo falta poner en el texto la gran importancia del diagnóstico precoz y desde luego remitir pronto,pronto para pautar cuanto antes el consabido tratamiento.
    Espero que nadie se tome en serio este artículo, Si alguien se lo cree al pie de la letra, estamos apañados…

  4. A proposito y perfectamente en sintonía con la entrada, os recominedo que veais, el video sobre “Etiquetas psiquiátricas de trastornos inventados” que nuestro amigo Bernardino de Docencia Calvià, nos recomienda en su resumen “Tuits para el fin de semana”.
    el enlace al video: http://www.youtube.com/watch?v=P_X500l2rhQ&feature=player_embedded

  5. Cuanta razón Antonio!!

    Genial el video, muy bonito. Aplicable no sólo a los niños, también a los adultos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: