El médico frente a la muerte

El medico frente a la muerte

Estoy convencido de que los numerosos adelantos científicos-técnicos han permitido prolongar la vida del hombre,pero a veces una mayor duración se logra a expensas de una reducción de su calidad.Os invito a leer este articulo que me ha gustado particularmente y que refleja bastante lo que veo y estoy experimentando durante mi residencia de MFyC.Creo que uno de los objetivos de nuestra especialidad es el saber enfrentarnos de manera correcta a la muerte de nuestros  pacientes  no sólo desde un punto de vista biológico sino también contemplando la esfera social y psicológica de cada uno de ellos.Se me han quedado grabadas las palabras de un JMF que comentó que si un paciente terminal se muere en el hospital y no en su domicilio  a veces es “responsabilidad” de su MAP.La medicina no hace inmortal al hombre pero este tiene todo el derecho de morir dignamente y de la mejor manera posible. A veces trabajamos en grupo un caso clínico complicado o una patología de etiología incierta sobre algun paciente que nos preocupa,  pero mi pregunta es, ¿para cuándo esas reuniones de equipo en las que nos ayudaríamos unos con otros para buscar enfoques alternativos con el objetivo de ayudar a nuestro paciente en su etapa final de la vida?

Anuncios

11 comentarios

  1. Lo siento, pero no consigo enlazar con el artículo en cuestión. Pon un nuevo enlace, porfa.
    En las sesiones sobre factores de riesgo cardiovascular (Escarval y dislipemias) incluyo el tema de objetivo “aplazar la muerte prematura” por estos factores de riesgo, aumentando las probabilidades de morir por las otras causas: Cáncer y enfermedades neurodegenerativas. No hay otra salida: Quién no lo hace de joven lo hará viejo. ¿Deberíamos fijarnos más en evitar el sufrimiento?

  2. Magnifica entrada Totonn, soy de la opinión y creo que lo sabéis todos, de que ser un medico competente, incluye unas habilidades técnico-clínicas, y además unas habilidades de comunicación, unas sin las otras nos llevan a no ser buenos profesionales. Estoy de acuerdo con la utilidad de los métodos grupales estilo Balint, para mejorar las habilidades y las competencia del medico. El articulo hace unas reflexiones generales sobre la manera de afrontar el problema de la comunicación entre los médicos y sus pacientes, desconozco que médicos (de que especialidad, o donde trabajaban) participaron en el grupo que describe la autora, pero me gustaría llevar el comentario al terreno de la Atención Primaria, y dejar en el aire para debate si os parece una serie de interrogantes:
    ¿Damos la información adecuada a nuestros pacientes sobre procesos graves?
    ¿Cómo casa la atención a los últimos días con las modernas UHD?
    ¿Hemos abandonado y/o debemos abandonar a nuestros terminales porque ingresen?
    ¿Se tiene en cuenta la voluntad del paciente, a pesar de los pesares y de las últimas voluntades?
    ¿Estamos formando adecuadamente a lo futuros médicos en estas materias?
    ¿Asumen/pueden asumir, pacientes de estas características durante su formación?
    Me ha gustado mucho una frase con la que estoy totalmente de acuerdo: “de lo que se trata, es de saber estar ahí con el enfermo”
    Bueno dejo estas preguntas en el aire, para pensar, por supuesto si alguien quiere entrar en debate para ello estamos…
    PD: dejo otro enlace diferente por si no podéis entrar en el de Totonn:
    http://www.revistaaen.es/index.php/aen/article/view/16240

  3. No me gusta ser pesimista porque no lo soy pero las preguntas que pone Manolo me hacen reflexionar mucho. Por mi pequeña experiencia, diría que en la mayoría de los casos no damos a nuestros pacientes la información necesaria sobre procesos graves ,nos olvidamos de ellos si están ingresados y pocas veces les dedicamos el tiempo necesario . No me vale la justificación del tiempo cada vez más reducido en nuestras consultas porque tratar estos temas tiene la misma importancia que enfrentarse a patologías crónicas. Considero como uno de mis mejores rotatorios el que hice en la UHD porque lo veo de verdad como un ejemplo de trabajo en equipo entre medicina y enfermería para conseguir el bienestar del paciente en su última etapa. Respecto a los residentes creo que en nuestra formación tenemos que aprender estas habilidades, sobre todo con la ayuda de los tutores, ya que es nuestra obligación asumir a estos pacientes porque forman también parte de nuestro cupo y se merecen otro tipo de atenciones que por regla general observo que no se están dando. Encuentro importantísimo estar ahí hasta el final, por ellos nuestros pacientes, por nosostros los médicos de familia y por el sistema en general. Gracias Manolo por pasarle otro link a Salvador.

  4. Muy interesante el artículo. En él se puede leer ” la formación del médico, durante su etapa de residente, ha de incluir espacios de elaboración de las ansiedades frente a la muerte de sus pacientes, para que puedan contenerse las intensas ansiedades que se generan en estos procesos. Ya que, si el médico está preparado, podrá ayudar y acompañar al paciente y a la familia a enfrentarse mejor al final de la vida.”
    Precisamente ésta es la razón que ha movido a la SVMFiC y a la Fundación Viktor E. Frankl a organizar una Jornada de Humanización y ética en Atención Primaria. Donde se planteará qué más se puede hacer ante el sufrimiento, la muerte y el duelo. Actitud del médico de familia. La jornada se celebrará el próximo jueves día 23 de febrero de 2012, en el Ateneo Mercantil de Valencia. Estáis todos invitados a participar.

  5. Interesante artículo e interesante tema.
    Creo que los MF no deberíamos nunca de perder o haber perdido parcelas de atención tales como la atención a los últimos dias o el control del embarazo normal. Se trata de “dejar de hacer” ( recetas de otros, volantes y papeles sin sentido, burocracias miles,etc) para “hacer lo que realmente tenemos que hacer” y sin duda entre éstas figura como de las más importantes la atención a los últimos días tanto al paciente como acompañamiento a la familia. No se trata y es un tremendo error dejar estas parcelas en manos de las UHD ( magnífico trabajo el que realizan), sino trabajar conjuntamente con ellas. Los profesionales de las UHD conocen a los pacientes en un momento determinado de su vida, los MF los conocen a lo largo de toda ella.
    Mi experiencia personal en cuando a acompañamiento y seguimiento en los últimos días siempre ha sido muy gratificante. De hecho ya lo puedes hacer bien como MF, pero si no atiendes en los últimos momentos, si lo dejas a otros, “queda algo por hacer” y sin duda, la familia lo que recuerda son estos últimos días
    Me alegra mucho que el rotatorio de Totonn haya sido tan enriquecedor, pero todavía me alegraría más que fuera enriquecedora su formación en este tema en el centro de salud

  6. Totalmente de acuerdo con MJ, los médicos de familia no podemos y no debemos dejar nuestros pacientes porque somos los que mejor los conocemos, y no sólo a ellos sino a todo su entorno familiar .Uno de mis objetivos en este último periodo de residencia será justamente ésto, adquirir habilidades en este ámbito.

  7. Interesante tema y complicado Totonn!!
    Se trata de un momento dificil de abarcar para todo profesional sanitario , eso esta claro. Pero pensemos que además para nosotros ese paciente es un paciente que has conocido en otros momentos de su vida… y por ello tal vez se incrementa todavía más la angustia de la llegada d ela muerte.
    Pienso como todos vosotros que es necesario para nosotros los Residentes formación en este ambito , que incluye el final de la vida de los pacientes.
    Se trata de un ámbito en el que pienso que nunca se debe dejar de aprender , ya que no son una pautas que aprendes y haces siempre del mismo modo, cada paciente es diferente y afronta las cosas de modos diferentes, eso es lo más complicado por ello ese tema nos puede resultar mas complicado a nosotros tambi´çen, porque cada uno reaccciona a su modo.
    Lo que opino hayq ue tener siempre presente es un al tratarse de un momento tan duro para el paciente y de sus familiares, hay que permanecer a su lado, tal vez no podamos ponerles mñ´´as medicacion pero siempre podemos dar apoyo psicológico.
    Y tambien recordar siempre a sus familiares, pensemos siempre en ellos, en todo momento, ya que posiblemente algunos de ellos sean pacientes también de nuestro cupo y cuando el paciente fallezca ellos seguiran allí, tendrán que afrontar un proceso de duelo, que viviran también junto a nosotros, por lo que si estamos a su lado cuidandolos (como dice la conocida frase de este tema: hay que cuidar al cuidador )durante el proceso del final de la vida del paciente.
    Y estar siempre con los oidos y los ojos y todos los sentidos preparados porque se trata de un proceso dinámico que pva combiando con el tiempo y tal vez en un momento determinado el paciente no desee conocer su evolución o en que punto se encuentra , pero tal vez unos días despues ya este preparado para conocer más dtos y nbos los solicite, y para esto es para lo que tenemos que estar más preparados, para saber reconocer estos momentos de cambio y saber afrontarlo.
    Un tema muy complicado todo el por ello apoyo la idea de grupo ante estas situaciones , ya que tal vez hablandolo con otras personas con otros puntos de vista podamos intentar hacer mejor la cosas.
    De nuevo lo digo, un tema muy interesante y complicado !!!!
    Gracias por el articulo

  8. Como en el caso de Totonn, recuerdo mi rotación por UHD como una de las mejores de mi residencia. Pero siempre me ha surgido la duda que habéis comentado… ¿realmente esto no podría hacerse desde AP? ¿realmente los alrededor de 40 pacientes que lleva la UHD del Hospital General no pueden llevarlos sus 40 médicos de familia con su enfermera?. La respuesta la comenta MJ: hemos perdido otra de las parcelas que eran del médico de familia y que hemos abandonado, por falta de tiempo, de interés o por comodidad.

    Personalmente pienso que tiene mucho más sentido para el paciente que le atienda su médico, el de siempre, el que le conoce desde hace 20 años, y no un señor del hospital que viene 2 o 3 días por semana.

    Sobre el tema de la información en temas tabú como es el cáncer, me viene a la cabeza un ejemplo cercano: paciente de 87 años que es remitido a Uro por un PSA de alrededor de 30-40. Se asume, sin biopsia, que se trata de una neoplasia de próstata y, dada la edad y pluripatología, se decide tratar con bloqueo hormonal. Probablemente, con el tratamiento, no se morirá de esto y nunca llegue a desarrollar una enfermedad clínicamente relevante. Como el paciente tampoco pide información, no se le informa del diagnóstico. Llega a casa, saca de la farmacia su primera inyección trimetral y se lee el prospecto. Queda anonadado con los efectos adversos, y como tampoco tiene muy claro para qué tiene que ponerse eso, decide no tratarse. No vuelve al urólogo ni a su médico de cabecera a contarles nada. Resultado: como nadie informó al paciente, el paciente se queda sin tratar.

  9. En León, los residentes de familia de tercer año, tienen una rotación de un mes con el equipo de soporte domiciliario de cuidados paliativos. Durante ese tiempo recorren junto a los tumores los domicilios de pacientes en situación terminal y aprenden a pie de cama, en los hogares de los pueblos o la ciudad, a tratar a los pacientes y a las familias, a conocer las angustias y preocupaciones de unos y otros, a mitigar el dolor y otros síntomas que surjan y, en definitiva, a ayudar a bien morir. Conocen la provincia, charlan durante los viajes en coche de sus proyectos e inquietudes, también de sus dudas, y cuando acaban la rotación se marchan satisfechos por los conocimientos médico-técnicos ( que se olvidan) y por el poso humano del trato con el paciente (que siempre queda).
    Esta percepción es la que, como tutor, me suelen transmitir los residentes y la que, como profesional, más me satisface.

  10. Muchas gracias x tu comentario Ignacio. Aquí en Castellón se realiza un rotatorio semejante al que tu comentas en la UHD ( unidad de hospitalización a domicilio) que se hace cargo tb de los paliativos.
    La reflexión es que la atención en los últimos días, independientemente del apoyo de las unidades especializadas es muy enriquecedor que también se haga cargo su MF correspondiente. Como tú muy bien apuntas es el trato humano del paciente, el acompañamiento el que siempre queda y el que mñas nos satisface.
    Supongo que habeis leido “La muerte de Ivan Ilich”, que trata efectivamente de como se afrontan los últimos días, tanto por el paciente, como por sus médicos y cuidadores. sin desperdicio
    Saludos cordiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: