El futuro del Sistema Nacional de Salud y su piedra angular, la atención primaria. Informe SESPAS 2012

La Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) es una entidad con personalidad jurídica propia que tiene como misión contribuir a la mejora de la salud y los servicios de atención sanitaria de la población española. Por lo tanto, es una sociedad científica con una clara vocación de actuación social y sanitaria.

En su ultimo informe:

Tenemos un buen sistema sanitario y, si pudiéramos elegir en qué país nos gustaría recibir atención, España estaría entre los diez primeros.

Han contribuido a estos logros 1) la existencia de la función de filtro del médico de cabecera, que disminuye la iatrogenia del acceso directo, mejora el valor predictivo positivo del trabajo de los especialistas, previene la fascinación tecnológica, y ayuda a la sostenibilidad y la eficiencia del sistema sanitario; y 2) la presencia de la lista de pacientes (cupo) que conlleva la identificación de un médico y un centro de salud para el uso habitual, lo que favorece la longitudinalidad. Este importante atributo ofrece numerosas ventajas, como mejor utilización, asistencia más oportuna, identificación correcta de los problemas de salud, menor hospitalización y, en síntesis, una respuesta médica apropiada a las necesidades.

Parece lógica, pues, la reivindicación de que la atención primaria sea el eje de la política sanitaria. Pero nada más lejos de la realidad. El Sistema Nacional de Salud esconde «la puerta de entrada» en lo que respecta al presupuesto (que en proporción ha decrecido), y tal falta de aprecio también afecta a las clases más informadas y con mayor poder de decisión, e incluso a los futuros profesionales.

El malestar se extiende entre los médicos, sin importar el color del gobierno autonómico ni la afinidad política de los sindicatos. Mientras la carga de trabajo no ha dejado de crecer, la plantilla y las inversiones en infraestructuras no la han seguido

La crisis económica está produciendo una mayor presión sobre el sistema. A corto plazo, las políticas centralizadoras del tipo «ordeno y controlo» pueden contener gastos, pero tener consecuencias nefastas a largo plazo.

Asi pues se impone como se cita en otro punto del informe una reforma de la atención primaria, regida por las siguientes ideas clave:

  • La financiación de la atención primaria debe ser proporcional a la capacidad resolutiva y a la eficiencia asistencial que se le quiere atribuir políticamente.
  • Los equipos de atención primaria deben gozar de un mayor grado de autoorganización y de autonomía de gestión.
  • Los sistemas de pago a los profesionales deben contemplar capitación ponderada por patología y calidad del desempeño.
  • La capacidad resolutiva de la atención primaria depende de la implicación y de la profesionalidad de los médicos.
  • La continuidad asistencial y la mejora de la coordinación con el hospital pasan por respetar la función de agente del paciente del médico en todos los casos y circunstancias, y por hacer depender de la atención primaria la financiación sanitaria.

INFORME COMPLETO EN:http://www.elsevier.es/es/revistas/gaceta-sanitaria-138/volumen-26/numero-supl1

Una respuesta

  1. Y lo que nos espera. Recuerdo una charla en algún congreso, no sabría precisar cuál, en que se dijo que el porcentaje de médicos de familia sobre el total de médicos en UK era del 45%. En España, es del 15%. Esto nos da la idea de lo que sucede: hemos querido crear un sistema como el británico, sin gastarnos el dinero que se han gastado los británicos. Esto, unido al concepto de que es suficiente “con que se siente ahi y haga recetas”, la facilidad con que se colocan médicos sin especializar en puestos que deberían estar ocupados por MF (incluyo a los pre-95), hace que la calidad asistencial de la Atención Primaria esté a años luz de lo deseable.

    Me parece especialmente interesante el apartado de la prescripción farmacéutica: nos quejamos de que se prescriben fármacos más caros, y es verdad, pero gran parte del problema es el aumento de número de recetas por paciente. En nuestro centro, sin ir más lejos, tenemos pacientes que llevan hasta 21 tratamientos crónicos ¿son todos necesarios? ¿cuántos pacientes llevan fármacos con utilidad cercana a placebo (nootropos, SYSADOA,…), no indicados (IBP, antirresortivos,…) o tratando no-enfermedades (sobre todo hipnóticos y benzodiazepinas)?

    Me parece también digno de lectura el apartado que habla de las GPCs, un tema que discutíamos no hace mucho en este centro:
    “Las guías de práctica clínica tienen por objetivo promover una mayor calidad y equidad en la prestación de la asistencia sanitaria, y servir de ayuda a la toma de decisiones. Sin embargo, debido a factores relacionados con su elaboración e implementación, el impacto real en la asistencia es variable y la efectividad a la hora de cambiar la práctica médica resulta moderada.”
    Exactamente lo que comentábamos a raíz de una entrada de hace pocos días (consultable en https://rafalafena.wordpress.com/2012/05/24/los-problemas-de-calidad-de-las-guias-de-practica-clinica ): es cierto que hay que individualizar los tratamientos y las GPCs no son la panacea, pero mejor usar una GPC que no usar nada.

    Pero, por supuesto, la responsabilidad no es de los médicos ni de los pacientes. O al menos no completamente. Los gestores tienen la responsabilidad de estimular la calidad (cosa que hacen poco o nada), y de inyectar el dinero suficiente para que esa calidad sea posible. No lo están haciendo y no es previsible que lo hagan a corto o medio plazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: