¿Qué comen nuestros pacientes?

Como bien sabemos en el área de la nutrición varios estudios confirman que la dieta mediterránea es fundamental en la protección de eventos  cardiovasculares. Vivimos en una sociedad  donde el consumo de comida precocinada e industrial crece exponencialmente. Quizás sería conveniente intervenir más enérgicamente en  la  formación de los jóvenes, que debería comenzar en la escuela, porque la conciencia y la adquisición de hábitos saludables es un proceso que se inicia a una edad temprana  y es una herramienta para contrastar la obesidad que  representa una enfermedad ya en la infancia-adolescencia.

Me ha llamado mucho la atención este artículo del NEJM, de reciente publicación Primary Prevention of Cardiovascular Disease with a Mediterranean Diet porque aun más resalta el papel importante de la dieta mediterránea a la hora de hacer prevención frente a factores de riesgo cardiovascular. La dieta mediterránea, suplementada con aceite de oliva extra virgen o frutos secos, es capaz de reducir en un 30% el riesgo de infarto de miocardio, ictus o muerte cardiovascular, según han demostrado investigadores españoles tras casi diez años de investigación. No todo se previene con tratamiento farmacológico y se debería dar mucha más importancia y tiempo de nuestras intervenciones en la consulta al tratamiento no farmacológico considerándolo un pilar fundamental de intervención sobre la salud de nuestros pacientes.

¿Qué pensais al respecto? ¿Sabeis qué comen vuestros pacientes? ¿Haceis prevención en vuestros pacientes de medidas no farmacológicas?

Espero que sea de vuestro interés…

2 comentarios

  1. Os remito en copia y pega un comentario publicado por Manuel Sánchez Mollá en su Blog Metge del Raval-Elx, acerca de esta publicación.

    El ensayo tiene poblacion diana diabeticos o la conjunción de
    HTA,dislipemia, y tabaco, por lo que se trata de pacientes de riesgo
    mas alto que la poblacion habitual. No obstante tienen menos eventos
    de los esperados para su tamaño muestral calculado con lo que se
    quedan sin potencia para contrastar diferencias en IAM entre los tres brazos del ensayo.
    SAMIGI

  2. Disculpad el retraso,
    las conclusiones del estudio sí muestran cómo los voluntarios que siguieron las dietas mediterráneas suplementadas sufrieron menos eventos cardiovasculares graves (infarto de miocardio, accidente cerebrovascular o ictus y muerte por causas cardiovasculares) que los que siguieron la dieta baja en grasas. Esta diferencia supondría tres eventos menos por cada mil personas al año, con un beneficio especialmente relevante en el caso del ictus.De todas maneras en este estudio se reconoce la limitación de que en la investigación participaran personas de países mediterráneos que, además, ya tenían un riesgo cardiovascular alto.Seguramante habrá que demostrar que las conclusiones sean aplicables al resto de la población .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: