Eficacia de la melatonina para los trastornos del sueño

El insomnio es un motivo de consulta frecuente en las consultas de Atención Primaria, y un problema de salud pública que afecta a millones de personas en los países industrializados. Si bien sabemos que se trata de un problema con un importante componente subjetivo, el ritmo de vida y los problemas cotidianos hace que aumente la prevalencia de este trastorno. Esto produce una interferencia en la calidad de vida de nuestros pacientes, que acuden a nuestras consultas diciéndonos “deme algo para dormir”.

Aquí es cuando se plantea el problema de intentar convencer a los pacientes de que el sueño es algo fisiológico y que deben aprender a dormir, sin necesidad de recurrir al tratamiento farmacológico, aunque lo fácil sea “tomarse la pastillita”. En nuestro intento de disminuir la prescripción de Benzodiacepinas o Fármacos Z, ha aumentado la recomendación de consumir productos naturales, tales como la Melatonina, Valeriana, o infusiones de pasiflora, etc. Pues bien, en el Boletín de información farmacoterapéutica de Navarra se ha publicado una revisión acerca de la eficacia de la melatonina en los trastornos del sueño, donde afirman que los ensayos con el medicamento comercializado muestran una eficacia de cuestionable relevancia clínica. En niños con trastornos del desarrollo neurológico ha mostrado una modesta eficacia. No está claro cuál sería la dosis más adecuada.

Como conclusiones de la revisión se extraen las siguientes:

– Ante cualquier problema de sueño, lo primero es evaluar las posibles causas e instaurar medidas para la higiene del sueño.

– Sólo se deben utilizar medicamentos cuando las alteraciones del sueño produzcan un malestar significativo o afecten la calidad de vida del paciente.

– La eficacia de la melatonina es modesta. su uso se ha justificado por su perfil de seguridad, aunque todavía faltan datos a este respecto.

– Los datos de los que se disponen provienen de estudios pequeños y a corto plazo.

– La melatonina no ha mostrado eficacia para los pacientes con demencia.

– No hay pruebas de que mejore el sueño en pacientes que trabajan a turnos, aunque parece mejorar el jet lag (baja evidencia).

– El uso se puede justificar en niños con trastornos neurológicos en ausencia de otras alternativas, siempre monitorizando el tratamiento.

Así que, después de leer esta revisión ¿pensáis que debemos tener más cuidado a la hora de recomendar el uso de melatonina en nuestros pacientes con trastornos del sueño? Estando claro que la primera opción es siempre la educación de los pacientes en cuanto a la higiene del sueño, una vez superado esto y si nos piden más ayuda, nos resistimos a darles benzodiacepinas o fármacos Z, pero entonces ¿qué hacemos?

Os dejo el enlace del documento para que lo podáis leer completo:

http://www.navarra.es/NR/rdonlyres/8C47CD38-30F5-4D5F-ABE4-3B79EABF3FE7/286615/Bit_v22n1.pdf

Esperamos vuestras reflexiones. Buen fin de semana, Lledó

Anuncios

4 comentarios

  1. Buen tema, Lledó! El insomnio es un motivo de consulta realmente frecuente y no parece que vaya a menos.

    Como bien has dicho está claro que se debe iniciar evaluando posibles causas y con medidas de higiene del sueño, pero la mayoría de las veces los pacientes vuelven a por la pastillita para dormir toda la noche (en el mejor de los casos, por que en otras ocasiones se están tomando la de la vecina).

    También está claro que solo se debe iniciar tratamiento farmacológico cuando se vea alterada la calidad de vida del paciente, pero ante una sociedad cada vez más demandante, que pretende el bienestar completo y continúo a cualquier edad, es difícil mantener la no prescripción.

    En cuanto a la recomendación de melatonina, pues viendo las evidencias de que solo consigue una reducción de latencia del sueño de 8 minutos, se debería informar al paciente y consensuar con él si realmente merece la pena tomársela. Aunque explicando los inconvenientes de las benzodiacepinas y los fármacos Z, se podría plantear como una alternativa.

    De todas maneras, el camino a seguir no creo que deba ser el de dar más fármacos para el insomnio, sino todo lo contrario, conseguir la desprescripción, y que la gente entendiera, sobre todo a ciertas edades, que no dormir 8h seguidas no es una patología.

  2. Tener en cuenta además, que si decidimos aconsejar melatonina para el tratamiento del insomnio, hay que informar al paciente que la sustancia no está exenta de interacciones y efectros secundarios
    A título de ejemplo, os aconsejo leer la siguiente información
    http://www.ema.europa.eu/docs/es_ES/document_library/EPAR_-_Product_Information/human/000695/WC500026811.pdf

  3. Buen entrada Lledo, pero igual que dice Belen en su ultimo parrafo, creo que hay que hacer entender a los pacientes que no dormir 8 horas seguidas no es una enfermedad, que con la edad cada vez cuesta más y demás.
    Pienso que el primer paso es dar consejos sobre higiene del sueño y a partir de ahi, pues planterase las distintas posibilidades. Primero con remedios naturales (infusiones o suplementos de melisa, pasiflora, tila…) y despues ya valorar tto con melatonina o si es necesario bzd.
    Uno saludo

  4. Gracias por la sesión, interesante y actual, siempre es interesante repasar documento como los BiT, que como todos sabemos son documentos, muy bien argumentados y construidos.
    El consumo de benzodiacepinas y fármacos Z para el insomnio primario, st en personas mayores, se ha disparado en los últimos tiempos, quizás los mayores han vuelto a tener “preocupaciones” que antes no tenían, de la mano de la crisis actual, o simplemente somos una sociedad que tolera mal, estos trastornos.
    Pienso que en este tema, la gran labor a realizar por nuestra parte, ha de ser, educar, concienciar y dedicar el tiempo que lamentablemente nos falta en muchas ocasiones para tratar estas alteraciones.
    La Melatonina, la pasiflora, la valeriana, no poseen estudios solidos sobre su eficacia…pero no obstante sabiendo que es lo que tenemos entre manos, teniendo en cuenta sus efectos secundarios, y sobre todo para que y como los utilizamos, pienso que pueden ser útiles.
    En nuestra la experiencia clínica, los estamos utilizando con éxito para “tratar” a las personas que no necesitan un tratamiento con BZD, pero que se sienten muy agobiados por el insomnio, siempre ayudados con una psicoterapia breve, empatía, escucha activa y entrando en la esfera emocional de la persona, hemos tenido últimamente bastantes “éxitos”
    También he de decir, que aunque no encontremos evidencias, hemos conseguido disminuir el consumo de BDZ de la mano de estos fármacos (más concretamente de uno que en su composición lleva incluidas la Melatonina+pasiflora+valeriana+amapola de california) al final aunque el efecto “farmacológico” sea mínimo, muchos pacientes son capaces de dormir, sin las BZD y al cabo de un tiempo, también sin la melatonina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: