¿ Y quién cuida a los que cuidan?

Una de las sensaciones mas placenteras que pueden experimentar los Médicos es el día de la graduación, es un momento muy especial y que se vive con gran ilusión, con la satisfacción de alcanzar una meta y un sueño mas cumplido. Se vive de muchas formas pues es el fin de una época y el inicio de otra, de la cual se sabe poco, pero que se tiene una idea muy aproximada.

Con ustedes:  “El primer día del resto de nuestras vidas” – Video Tomado de la Promoción 2008-2014 de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia.

 

 

…. Y es asi como inicia la carrera profesional, se empieza a trabajar y se sumerge en un mundo que traerá infinidad de sorpresas y cambiará la vida, no solo por ver el esfuerzo recompensado en la sonrisa de un paciente, sino porque el fruto de incontables horas de estudio  se ven materializadas en lograr mejorar la vida de las personas.

Si!! Son estos profesionales las personas que cuidan de los demás, quienes invierten noches y fines de semana en permitir a otros disfrutar de muchos meses y años más con los suyos….

Ahora, mi pregunta es:  ¿Y quién cuida a los que cuidan?

Hace unos días vi este par de videos (ver abajo) y realmente llama la atención por los mensajes fuertes y claros que transmiten, no siendo solo eso, da a conocer que esos pensamientos y esos sentimientos que muchos albergan, no son exclusivos en nuestro entorno y cada vez más se dan a conocer alrededor del mundo.

Lo primero a decir es que los residentes y sanitarios recién graduados son la columna vertebral del sistema de salud, son una fuerza laboral que lleva sobre si el peso de la salud en casi todos los sistemas de los cuales tengo conocimiento (habrá alguno o muchos que no lo sean) y que preocupa a la hora de valorar cual es su verdadera misión y contrastar con que es lo que realmente están haciendo en los servicios donde se desempeñan.

Lamentablemente cada vez vemos más profesionales desmoralizados y trabajando al límite de lo posible (especialmente en Servicios de Urgencias y en Atención Primaria), trabajando con menos recursos, en condiciones cada vez más difíciles y con una inestabilidad laboral que raya en lo absurdo.

Todo esto, la suma de exceso de horas de trabajo, pocas horas de sueño y lo que implica iniciar una vida laboral, conllevan irremediablemente a que el personal este “quemado” por las malas condiciones laborales y consecuentemente a un aumento de la probabilidad de cometer errores, fallos que desafortunadamente tienen un coste muy alto y quienes pagan finalmente el precio son los pacientes.

Somos HUMANOS y cometemos errores, pero se está forzando a cometer estos errores más frecuentemente de lo necesario con las largas y extenuantes jornadas a las que se ven sometidos los sanitarios. Curiosamente, otro tipo de actividades son ilegales si se realizan más allá de un límite horario diario, sin el descanso adecuado y si no se está al máximo de las facultades dado el grado de responsabilidad que se tiene, para poner un ejemplo: conducir un vehículo de servicio público.

Estos profesionales sanitarios pasan por puntos en los cuales su nivel de concentración y capacidad de discernir se ve seriamente afectada por la sobrecarga de horas laboradas en un mismo día y a lo largo de una semana (que en ocasiones no tienen fin y se ven continuadas una tras otra), y esto, finalmente afecta directamente a los pacientes.

Tres apuntes a considerar:

En la actualidad, todo apunta a que el sistema sanitario no funcionaria sin residentes y médicos recién graduados, personas altamente dedicadas a la profesión y con gran sentido de vocación, pero que cada vez, y en busca de una solución deciden emigrar buscando una salida a su futuro profesional y personal, y en algunos casos, alejandose completamente de la medicina… ¿A dónde van los recursos invertidos en formación?.

Todos somos seres humanos y sabemos que en caso de tener un accidente o necesitar atención medica, queremos que quien nos ayude este al máximo de sus capacidades y es responsabilidad de quienes coordinan, garantizar que así sea en cada momento, desafortunadamente no siempre lo es. ¿Qué podemos hacer para mejorar esta situación?.

Debemos pensar hacia donde queremos ir y que tipo de sistema sanitario es el que necesitamos, sin olvidar que lo más importante es cuidar el personal sanitario, pues ellos, nosotros, somos quienes vamos a dar lo mejor para garantizar la calidad de vida de las personas… ¿Y quién cuida a los que cuidan?

Por último, recordar: Que el cuchillo en la casa del herrero NO sea de palo, en otros términos, NO podemos perder salud, dandosela a otros.

NOTA: Los dos videos a continuación tienen la opción de subtitulos en 96 idiomas, solo se necesita activar la opción en los iconos que se encuentran abajo a la derecha del marco del video.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: