Del hospitalocentrismo de la Sanidad

Hoy hablamos, a colación de una entrada en el blog Salud, Dinero y Atención Primaria (blog, por cierto, muy recomendable), de cómo la Sanidad pública española se ha ido girando, a nivel presupuestario, hacia una Atención Especializada sobre-inflada en detrimento de una Atención Primaria cada vez más pobre. A este respecto, el autor (Juan Simó) muestra la evolución del gasto en Atención Especializada contra la evolución del gasto en AP, realizando un cociente. A más alta esta cifra, más dinero nos gastamos en AE por cada euro que gastamos en AP. Así, esta proporción ha ido en aumento a lo largo de los últimos 20 años:

(c) Juan Simó

Esta proporción, aunque ha ido en aumento en todo el país (como se ve en la gráfica), es más acusada en unas comunidades que en otras. Así, si comparamos la media nacional con 2 comunidades autónomas relativamente cercanas y similares, como pueden ser Cataluña y la Comunidad Valenciana, surgen diferencias importantes:

(c) Juan Simó

Vemos como, por desgracia, en la Comunidad Valenciana, esta sobrefinanciación de la AE contra la AP es aún mayor que en el resto del territorio nacional. Pero este cambio, ¿es exclusivo de España? Parecería lógico pensar que países que priman tradicionalmente la Atención Primaria no estén siguiendo este camino. Un ejemplo sería en NHS del Reino Unido. Veamos qué ha sucedido allí en los últimos años:

Fuente: http://www.health.org.uk/sites/default/files/FundingOverview_CurrentNHSSpendingInEngland.pdf

Ver fuente aquí

Pues efectivamente, hay una disminución presupuestaria de la AP (GP services) y un aumento del gasto en servicios hospitalarios. Eso sí, a costa también de un aumento de gasto en servicios de salud comunitarios, de los que no sé si hemos tenido en este país.

En definitiva, quizás debamos plantearnos si este es el camino para seguir en una sanidad eficiente. Quizás necesitamos, ahora que la formación de nuevos ministerios está en el aire, plantearnos si queremos seguir en la vía de la sanidad tecnificada e ineficiente o una base sólida con una AP que la lidere.

Una respuesta

  1. Efectivamente, tras las buenas palabras, las buenas intenciones de los políticos, las declaraciones de apoyo a una Atención Primaria, fuerte, de calidad etc…etc…se esconde siempre la cruda realidad y en este caso queda completamente en evidencia de la mano de los números.
    Al final, lo que es, es lo que es, sin más, y con un presupuesto claramente decantado al hospital, no se puede conseguir una Atención Primaria como la que queremos y se merecen, mejor…nos merecemos la mayoría de los ciudadanos.
    Es llamativa esta tendencia…que deja muchas preguntas en el aire… ¿Son los responsables del presupuesto un reflejo de una sociedad completamente deslumbrada por la tecnología de los hospitales?… ¿van nuestros políticos a sus centros de salud?… ¿pensaban que no nos daríamos cuenta de dónde va el dinero?
    En fin…Estoy de acuerdo en que muchas de las cosas que nos pasan en primaria, incluyendo nuestra “dependencia” del hospital pueden ser en parte, consecuencia de años de pasotismo y dejadez. Pero sin ladrillos, ni cemento, no pueden construir una casa sólida, ni los que tienen la mejor de las voluntades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: