Oda a los y las imprescindibles

” Hay hombres (y mujeres) que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles”

Bertolt Brecht

Esta mañana en la cual se incorporan los y las nuevas residentes de MFyC a nuestros centros de salud, me gustaría hacer una entrada en modo homenaje, y creo que estaréis de acuerdo en la idoneidad. Eso sí, no vais a encontrar aquí ningún exabrupto ni ningún indicio de incendiar con polémicas ni con avivar un fuego que parece tristemente calmo, ni explicar cronológicamente unos hechos tantas veces lamentablemente comentados.

Puede que esta entrada sea más de autoconsumo o de carácter interno, como prefiráis llamarle, y aunque la vocación del blog es llegar a la mayor gente posible, creo que no está de más cuidarnos un poco más entre todos y todas los que formamos parte de este centro y también de esta preciosa especialidad médica.

Y es que nuestro humilde centro de salud se convirtió en fuente inagotable de titulares durante una semana y media ante el asombro de propios y extraños, que acompañaba a la indignación que iba incrementándose por momentos. Una de las nuestras estaba realizando una labor complicada en la dirección de nuestro sector, tomando decisiones arriesgadas, pero con la convicción de que la Atención Primaria de nuestra zona no podía continuar por los mismos derroteros en que se había visto imbuida por la inercia del desgobierno de algunos “orgullosos gestores de lo público” (vaya, aquí me salió un exabrupto, pero prometo que será el primero y el último…). Los intereses personales, políticos, económicos hacían piña día a día frente a dos personas independientes, profesionales de su trabajo y de su especialidad, reconocidos y respetados por sus colegas, con lo que eso significa en nuestra profesión hoy en día. Nos temíamos  lo peor y los presagios se confirmaron.

Lejos de quedarnos en la tristeza y rabia de los hechos, quiero destacar la reacción que hubo por parte de compañeras residentes, del centro de salud (donde la gran mayoría de las trabajadoras mostraron su apoyo público frente a tamañas tropelías), de asociaciones ciudadanas y de profesionales, de sociedades científicas, sindicatos, partidos políticos, etc… En la era de la sociedad líquida del individualismo, que se generen estas respuestas de solidaridad no hace más que llenarnos de orgullo y reivindicar ese espíritu crítico que otrora habíamos tenido.

Ahora que está tan de moda el tema de feminizar la vida pública, hagamos un llamamiento a cuidarnos entre todos y todas, reconocer y apoyar el trabajo y sacrificio de quien acepta, con sus consecuencias, tomar partido como exigía al mundo el malogrado filósofo sardo. La medicina no es neutral y tampoco una ciencia pura y exacta, hay vestigios de humanismo en ella y una voluntad clara de la Atención Primaria por el interés básico en el cuidado de nuestro pueblo y comunidad, no puede ser sino de otra manera. Y mal que le pese a algunos, eso no lo vamos a olvidar. Estamos con las que apuestan por esta vía, y seguiremos estando con aquellos y aquellas imprescindibles que sigan queriendo tomar partido.

Salud.

 

4 comentarios

  1. Carlos, poco más que añadir a tus acertadas palabras.
    Solo agradecer a l@s imprescindibles, el trabajo que han hecho y siguen haciendo todos los días, por el bien general y el de la Atención Primaria, a pesar de las dificultades encontradas en el camino.

  2. “Quien sólo sabe de medicina, ni de medicina sabe”, escribía el doctor español José de Letamendi, (1828-1897), eminente patólogo y profesor titular de la Universidad de Barcelona, esto es importante en todas las especialidades, pero es imprescidindible tenerlo siempre presente en la nuestra en la Medicina Familiar y Comunitaria

    John Berger en su libro “Un hombre afortunado” narra las experiencias de John Sasall, un GP ingles que ejerce su profesión en una zona rural, uno de los últimos párrafos del libro dice ” Lo único que sé, es que la sociedad actual desaprovecha y, al hacer prevalecer su hipocresía, vacía la mayoría de las vidas que no destruye, y también que, en los términos de esta sociedad, un médico que no se limita a vender curas, ya sea directamente a sus pacientes o a través de los servicios estatales, es inestimable”

    Que un Residente de MFyC haga este tipo de reflexiones en una entrada pública, hace que una sonrisa aparezca en nuestra cara y que pensemos con satisfacción que el espíritu continua, que “estaremos en buenas manos”

  3. Una entrada molt bonica, Carles, i sobretot per a la reflexió. Seguint aquesta línia, apuntar només per la meva part dues frases, una a general i una altra dedicada, i que estic segur, sabras reconeixer…

    “A la vida mai hem d’oblidar a les persones que ens van ajudar en les situacions difícils, però tampoc hem d’oblidar a les que ens van abandonar en les mateixes situacions i sobre tot cal recordar bé, les que ens van posar en aquestes situacions.”

    dedicat a Carlos:

    “Si lluites pots perdre, si no lluites estàs perdut. L’única lluita que es perd és la que s’abandona.”

    una abrçada

  4. Estic d’acord amb vosaltres🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: