Una silla para el residente, por favor.

Y copiando el título de un artículo visto este mes en la revista de AMF-semFyC empiezo esta sesión Web, que viene a tratar, al igual que dicho articulo, del papel del residente de MFyC en los diferentes rotatorios que tenemos que realizar durante nuestra residencia.

Como residente de tercer año de esta ESPECIALIDAD he tenido ya el honor y en algunos casos hasta el placer de conocer practicamente todos los servicios hospitalarios, a sus “especialistas” y a los pacientes.

Esto ha propiciado que en más de una ocasión haya visto al mismo paciente en especialidades muy dispares (misma paciente en oftalmología y ginecología) y en algun caso, el/la paciente acordarse de mí y preguntarme “¿Pero tú no estabas en…?” ante esto intentas explicar un poco tu situacion y casi siempre el paciente acaba con la misma frase “Ahh, o sea, que estas en prácticas,¿no?”

¿Estoy en prácticas? muchas veces acabo pensando que si. Durante los rotatorios por los diferentes servicios me he llegado a sentir de nuevo un estudiante, un mero observador del quehacer del médico al que acompaño, apuntando cosas en una libreta y poniendo cara de interés ante cosas que sé que en la vida voy a hacer porque asi lo he elegido (¿Es necesario que entre en un quirófano de traumatología para ver como operan una cadera?¿Me aportará algun conocimiento ver como realizan una CPRE?).

Entonces acabo pensando… ¿está mal planteada la residencia del Médico de Familia? ¿Es necesario rotar por tantisimos servicios, con tantisimos “especialistas? ¿Podria formarme en Cardiología / Neumologia / Digestivo, etc, sin rotar por “la Planta”? Claramente mis respuestas serían SI/NO/SI.

Con esta entrada espero no desanimar a ningun R1 o futuro residente, simplemente quiero dejar plasmado que después de más de dos años como residente de MFyC  practicamente no me he sentado en mi silla, esa del centro de salud que pensé que iba a ocupar el dia que elegí la plaza en el Ministerio de Sanidad hace ya mas de dos años.

Un saludo y buen fin de semana

 

11 comentarios

  1. Hospitalo-centrismo se llama el fenómeno.
    Todos los jefes muy interesados en que veáis las cosas tan bonitas que hacen.
    Curiosamente, no suele ofrecerse la posibilidad de venir al Centro de Salud Pública por si queréis ver como se reacciona ante un brote de toxi-infección alimentaria o conocer los diferentes programas de promoción de salud.

  2. Oliver, has elegido un tema polémico y delicado para tu sesión web y me alegro de ello
    Mi respuesta a tu pregunta de ¿ se podría tener una buena formación como MF sin pasar por las salas de los hospitales? Es un SÍ rotundo y con mayúsculas
    Si bien es verdad que un buen MF es un profesional polivalente y que su amplia formación lo permite trabajar en P Urgencias, en UHD, en Centro de Salud, etc etc, una gran parte de su formación se basa en el aprendizaje de unos procesos basados en un perfil de paciente que no va a ser su ámbito de trabajo mayoritario
    Año tras año observó como los condimentos científicos de la mayoría de los residentes de los últimos años son sobresalientes, sin embargo se falla y bastante en el manejo longitudinal del paciente no ingresado, aquel paciente que va a la consulta de su MF una y otra vez porque no le solucionan sus probulemas.
    Tendríamos que replantearnos todo: por qué se tiene que pasar x tantas especialidades y en el hospital? Por qué es prácticamente imposible que un residente este una semana entera sin interrupciones en SU consulta del CS? Por qué no se rota, como dice Pep, por disciplinas mucho más relacionadas y de mayor utilidad( salud pública, servicios sociales, etc) no lo que va a ser el futuro trabajo del MF.
    Se sigue pensando, en general, que la vida inteligente y la verdadera ciencia está en el hospital
    Cuando este tema se ha planteado en comisiones de docencia, no te creas que lo tienen tan claro la mayoría de tutores y residentes…. Para reflexionar
    Será interesante leer más opiniones

  3. Todos en algún momento de la residencia compartimos ese sentimiento. Considero que toda la información que adquieras ya sea que aveces consideres no necesaria a la larga tiene sus frutos.
    Cuando estén en la silla tan esperada a lo mejor el paciente te pregunta alguna técnica y tu tendrás alguna noción de lo que era.
    Yo cuando estaba en esos rotatorios decía lo que me pedía mi rotatorio que supiese y que si se podía orientar el rotatorio en esos item. depende de la suerte que tuviese así podía ser mi rotatorio. A la larga la silla llegará y todo lo aprendido tendrá su recompensa.

  4. Estoy de acuerdo con MJ y en esencia con la filosofía del articulo. Cuando se ha comentado el tema con otros residentes y tutores, existe “diversidad de opiniones” uno se acaba dando cuenta de que somos nosotros mismos los que estamos poniendo las piedras en el camino. Cuando algunos residentes y tutores opinan que en la sala de…”se aprende mucho”….pues…que les vas a decir.
    Podríamos argumentar que existe un “Programa oficial de la Especialidad” y que aquí empieza y acaba todo, pero también podríamos decir que ese programa es en cierta medida “flexible” y que corresponde a las comisiones de docencia el “interpretar” y “adecuar” dentro de la ley, las enormes posibilidades que el programa concede para que la formación de nuestros especialistas tuviera el máximo rendimiento.
    Hemos visto estos últimos años, como se “pierde” el seguimiento longitudinal de los pacientes, por la dificultad que supone compaginar asistencia clínica, con el numero de guardias en R4 y los seminarios que marca el programa.
    Pienso que donde mas “aprende su trabajo” el residente es con los médicos de su misma especialidad…
    Y si, un residente no es, ni debe ser un estudiante, pero también he visto algunos que se sienten mas cómodos en ese papel…no todas las responsabilidades van a ser para los otros.
    Os dejo la referencia bibliográfica del articulo:
    Cacereño Jimenez, B. Una silla Para el residente, por favor. AMF 2016;12(6):314-315.

  5. Hola a todos, yo elegí medicina de familia porque siempre me ha parecido una de las especialidades más completas que se puede encontrar, además me gusta mucho pensar que en el futuro “yo seré el médico de alguien”, seré el médico a quien recurran cuando estén enfermos, a quien vuelvan después de visitar a otro compañero por otro motivo y también seré el médico a quien piden ayudan cuando necesiten cualquier tipo de apoyo.
    Aún no he tenido el placer de rotar por el resto de servicios del hospital, tengo claro que algunos son muy importantes como cardiología o nefrologia, porque insuficiencias renales, cardiacas, etc… Se ven casi todos los días y tenemos que estar preparados para ello.
    Cuando roté por urgencias me dí cuenta de todo lo que saben los médicos de familia, son capaces de tratar desde crisis asmáticas, intoxicaciones hasta accidentes de tráfico de gravedad, me enorgullece pensar que algún día estaré tan bien preparada como el resto de mis compañeros de medicina de familia y simplemente espero que la residencia aunque sea dura, me permita formarme como un buen especialista y asimilar el máximo número de conocimientos que pueda.
    Un saludo a todos

  6. Gracias por continuar el debate y la reflexión tan necesaria si queremos que algo cambie. Estaría bien que pusieras enlace al artículo de AMF, ya que lo citas! 🙂
    Gracias!

  7. Buenas tardes. Complicada reflexión, siendo verdad que cuanto más amplio sea el conocimiento en todas las especialidades mejor podremos atender, entender, encauzar, acompañar,…a nuestros pacientes (nosotros somos SU médico, ..control por su MAP, pregunte a su MAP, si tiene alguna duda vaya a SU MAP); también es cierto que el conocimiento es tan amplio que habría que flexibilizar más el programa de formación.
    Nada sobra, pero es necesario que nada falte.
    Y aprovecho el comentario para expresar mi pena en cuanto al reconocimiento del título en la bolsa de empleo. Cuando allí pregunté de qué me había servido l formación vía MIR, tuvieron el cuajo de contestarme que “para estar mejor formada”.😞

  8. En el papel, y no siendo de otra manera usualmente, el programa de familia es muy completo y debería tener una serie de complementos y por ello se pasa por las especialidades, ahora, a la hora de la práctica el rotatorio depende de quien, como, cuando y con quien se llega a rotar.

    Yo he tenido rotatorios de los que muchos se han quejado por no hacer nada y me he encontrado grandes y gratas sorpresas, aprendiendo bastante y disfrutando de lo que hago.

    También es cierto, hay rotatorios y seminarios que directamente quitaría, al menos en nuestra UD, porque son completamente inútiles, no les interesa que vayamos y aprendemos lo que cada uno quiere.

    Creo que el programa entero hay que replantearlo desde muchos aspectos e intentar que sea más completo (incluso en menos tiempo) y que se saque el provecho que Mfyc realmente necesita.

    Un saludo

    Camilo P.

  9. No podría estar más de acuerdo. El interés por que el residente de familia “pase plantas” no refleja más que la opinión de (parte de) la especializada: que lo “interesante” está en la planta y no en lo que se les remite de AP.

    Aún diría más: pienso que el programa docente del residente de familia está saturado de rotaciones externas, sin dejar apenas tiempo para estar en AP. ¿Qué pensaría un residente de Cardiología si le dijéramos que iba a estar sólo año y medio de su formación en Cardiología, pasando el resto en otras especialidades? Seguramente tanto él como la sociedad entenderían que es absurdo. Por supuesto, le argumentaríamos que tiene que ver lo que hacen los neumólogos, los alergólogos, los cirujanos cardiacos, los psiquiatras,… Pero nadie entendería que esto ocupase más del 50% de su formación. Pues esto es lo que estamos haciendo hoy día con los MIR de MFyC.

    Quizás esto se deba a un hospitalocentrismo no sólo de la sanidad, sino también de la Atención Primaria, o a un “complejo de inferioridad” de nuestra especialidad donde se entiende que para aprender manejo de HBP uno tiene que pegarse a un urólogo, o que un determinado fármaco es bueno “porque es lo que dan los endocrinos”.

    Queda mucho trabajo por hacer y muchas barreras que salvar.

  10. A propósito de este tema os aconsejo leer esta entrada escrita por Sergio Minué y publicada hoy mismo
    http://gerentedemediado.blogspot.com.es/2016/07/la-torre-de-marfil.html
    Destaco los dos últimos párrafos de la misma
    “El lugar de aprendizaje es el entorno comunitario, el lugar donde las personas viven y trabajan , y solo para la adquisición de habilidades y conocimientos muy concretos se acude al ámbito hospitalario. A la vez el proceso de exposición al encuentro médico paciente es de intensidad creciente, pasando de una media de 302 visitas ambulatorias en el primer año a 589 en el segundo y 945 en el tercero.
    Podrá ser discutible la idoneidad de establecer programas curriculares específicos para la atención primaria. Pero es insostenible esa idea arcaica de que el lugar para aprender medicina es el hospital . Lo quieran o no, el tiempo de las autoridades catedralicias, del sacerdote al jefe de servicio, afortunadamente se acaba.”
    Buen fin de semana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: