Aislamiento social y soledad

Recientemente leí un artículo que me pareció de mucho interés y que hoy me gustaría compartir en el blog para que todos reflexionemos sobre el tema, y pensemos qué podemos hacer al respecto desde nuestra consulta. Se trata de situaciones que observamos en el día a día y que no por ello deberíamos pasar por alto, sino todo lo contrario, considerando que estos pacientes viven con angustia su situación.

Lamentablemente, parece que la soledad y el aislamiento no forman parte de las prioridades asistenciales de nuestro salud. Y más del 50% de la población anciana refiere sentír algún tipo de soledad.

  • El aislamiento social es la situación objetiva de tener mínimos contactos con otras personas, bien sean familiares o amigos.
  • La soledad es la sensación subjetiva de tener menor afecto y cercanía de lo deseado en el ámbito íntimo, de experimentar poca proximidad a familiares y amigos o de sentirse socialmente poco valorado.

Los solitarios que voluntariamente deciden aislarse no pueden considerarse en situación de aislamiento social: el verdadero aislamiento social es totalmente involuntario.

Ambas situaciones se relacionan con una mayor morbimortalidad. Aumentan el riesgo de sedentarismo, tabaquismo, alcoholismo, alimentación inadecuada y alteración de la calidad del sueño. Así mismo, predice la aparición de demencia de forma independiente a otros factores de riesgo; existiendo también mayor riesgo de deterioro cognitivo y síntomas depresivos, y siendo un factor de riesgo de suicido.

Desde atención primaria el primer paso es identificar situaciones de aislamiento o soledad en nuestros pacientes, debiendo centrarnos en la causa y no en sus manifestaciones, realizando una anamnesis minuciosa. Son personas de alto riesgo las personas con incapacidad, personas con patología psiquiátrica, personas con abuso de alcohol y tabaco, bajo estatus socioeconómico, etc.

Una vez identificadas, deberían ser objeto de intervención individual o comunitaria pudiendo realizarse:

  • Mejorar las habilidad sociales
  • Promover el soporte social
  • Aumentar las oportunidad para la interacción social
  • Actuar sobre los pensamientos sociales maladaptativos (es el proceso que mejor reduce la soledad).

En el link que dejo a continuación se explica con detalle lo comentado previamente y se plasman diferentes ejemplos de intervenciones que podrían realizarse:

Aislamiento social y soledad: ¿qué podemos hacer los equipos de atención primaria?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: