¿Qué podemos hacer para no olvidar?

Una de cada tres personas mayores de 60 años morirá con demencia. Es lo que afirma Lancet en una revisión que publicó hace pocos meses titulada “Dementia prevention, intervention, and care“.

La demencia es una de esas enfermedades nada populares entre los médicos porque en la gran mayoría de casos no tenemos un tratamiento que la cure o sea considerablemente efectivo; y eso nos frustra. Pero hay cosas que podemos hacer y esto es lo que nos gustaría destacar de esta revisión.

Según han concluido los autores, más de un tercio de los casos de demencia serían prevenibles mediante el control de los factores de riesgos modificables que se atribuyen al desarrollo de demencia. Dichos factores de riesgo son:

  • Hipertensión arterial no controlada.
  • Obesidad.
  • Tabaco.
  • Sedentarismo.
  • Diabetes.
  • Bajo nivel de estudios.
  • Aislamiento social.
  • Depresión.
  • Pérdida de agudeza auditiva.

Como podemos comprobar, las estrategias que se extraen de estos factores de riesgo son comunes a la prevención de otras muchas enfermedades a las que nos enfrentamos en Atención Primaria todos los días; como es el caso del control de los factores de riesgo cardiovascular.

Sin embargo, a este apartado clásico de la Prevención de la Salud se le suma la faceta social que muchas veces no se abarca en la consulta y, como acabamos de decir, adquiere importancia en el desarrollo de la demencia.

Además, en esta revisión desarrollan el concepto de reserva cognitiva, definida como “la capacidad del cerebro para soportar mayor cantidad de neuropatología antes de llegar al umbral donde la sintomatología clínica asociada a la demencia comienza a manifestarse”. Esta reserva se alcanza tanto por características innatas como el coeficiente individual, como por factores modificables tales como la educación recibida.

Esta reserva cognitiva se ha visto que puede funcionar como factor protector o, por lo menos, retrasar el inicio de la enfermedad debido a que aumenta la flexibilidad, eficiencia y capacidad de las redes cerebrales. Es por ello, que una de las propuestas que se comentan en esta revisión es aumentar la reserva cognitiva de la población desde edades tempranas. No obstante, parece ser que la reserva cognitiva es un elemento dinámico que puede modificarse a lo largo de la vida e, incluso, a edades avanzadas mediante una adecuada estimulación.

Como conclusiones respecto al apartado de prevención de esta revisión, destacamos la esperanza. Hay cosas que podemos hacer para combatir el olvido, recalcando la prevención de los factores de riesgo cardiovascular y el cuidado del aspecto social de nuestros pacientes.

Aquí os dejamos el enlace al artículo: http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(17)31363-6

Un saludo y hasta pronto.

Anuncios

3 comentarios

  1. Excelente estreno en Docencia Rafalafena de una de nuestras R1
    Me parece una entrada con un aspecto original en el tema de la Demencia tantas veces comentado y revisado
    El concepto de “reserva cognitiva” me ha llamado mucho la atención y a destacar que no siempre un fármaco es la mejor opción de tratamiento a nuestros pacientes
    Enhorabuena por tu trabajo Elena!!

  2. Muy bien Elena.
    Resulta como dice MJ, un aspecto novedoso de un tema muy debatido, (la verdad es que en temas muy tratados es dificil encontrar cosas que aporten novedad). También me llama la atención el concepto de la reserva cognitiva. Habra que leer mas sobre este concepto en el futuro.
    Enhorabuena por tu primea sesión.
    M

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: