Reflexiones desde la precariedad

Estamos ya en verano, el mercurio de los termómetros se dispara, algunos preparan sus vacaciones, otros dan el último repaso a sus apuntes de la inminente cita con la OPE y otros, entre los que me incluyo, esperamos la temporada que nos saque (temporalmente) de la precariedad contractual.

Y es que en los últimos tres meses venía sintiéndome periódicamente como una rock-star o un súperventas literario en Sant Jordi. Una a una iba rubricando mi firma en los diferentes contratos que me iban poniendo delante de mí. De una tirada, hasta 200 firmas he llegado a contar, por las diferentes copias anexadas al documento en cuestión. Sí, amigos y amigas, para despedirme hasta Septiembre elijo un tema que a unos irritará, a otros sorprenderá y quizá a alguno desanimará…

Para abordar el tema, os dejo un artículo brillantísimo (como es habitual en él) del gran Juan Simó, publicado esta misma semana en su excelso blog “Salud, dinero y Atención Primaria”. El compañero del Centro de Salud de Rochapea, Iruña, nos presenta una serie de datos que conforman lo que él denomina el “petróleo barato” de la Sanidad española. Tras desmontar las “fake news” referidas a la supuesta falta de médicos en nuestro país, nos alerta de la formación de una burbuja de personal médico que se está inflando a marchas forzadas y que aspira a ocupar el lugar de otros miembros de la bolsa del “petróleo barato” de los 80. Básicamente, este grupo de profesionales vendrán a ocuparlo en su mayoría compañeros y compañeras extracomunitarias que serán regularizadas y homologados sus títulos “a gran escala” con el fin de paliar la (mal)llamada “falta de médicos”.

Como datos interesantísimos nos muestra el estudio realizado por la OMC sobre la situación laboral de los y lás médicas colegiadas en España. En él, destaca la proporción inmensa de profesionales extracomunitarios como perfil mayoritario de desempleado. Otro dato a destacar, el grado de precariedad que tienen frente a las profesionales nacionales, medido en el número de contratos firmados por el SNS en el último año. Como dato personal, decir que si la media de contratos firmados está en 4 en el último año, en mi caso, en solo un mes he llegado a firmar hasta 15… Palabrita.

Si bien es cierto que respecto al resto de población activa de nuestro país, nuestras cifras de desempleo son excelentes, rayando casi el “pleno empleo”, el nivel de precariedad en nuestra profesión no escapa de las lógicas generales en otros ámbitos. El aumento del número de universidades, la disminución de las plazas MIR y las homologaciones futuras “a gran escala” (cuestión en la que están alarmantemente de acuerdo los dos grandes partidos políticos españoles), no invitan a ser demasiado optimistas en este aspecto. Tal vez la administración debiera ser un poco más consecuente con sus trabajadores y trabajadoras y no asumir la “eficiencia” del sistema a costa de los derechos de sus empleados. Si se exige para las empresas privadas, debiera de ser la primera en dar ejemplo…

PD: Para compensar “la bajona”, me despido de vosotros y vosotras con un tema muy sugerente de una artista inmensa. Disfrutad a tope el verano… del descanso o de la “estabilidad” laboral transitoria.

Una respuesta

  1. Muchas gracias Carlos, excelentes y a la vez inquietantes reflexiones en tu última entrada antes del periodo estival
    De acuerdo con tu análisis y tb con Juan Simón
    Añadir otro aspecto que, a mi juicio, es de suma importancia y que está intimamente relacionado con tu análisis y que son los criterios de valoración para contratación de personal sanitario
    Desde hace años, un grupo numeroso de profesionales, nos dedicamos año a año a formar a profesionales quienes, la gran mayoría, y después de 4 años de formación intensa alacanzan unos elevados niveles de calidad
    Pues bien, estos profesionales que son formados anualmente, no tienen prioridad en la contratación, no pudiendo, generalmente acceder a buenos contratos de duración prolongada (vacantes, jubilaciones, etc) porque la formación no es prioritaria en los baremos de contratación
    Y esta es la contradcción, invertimos presupuesto público para formar profesionales excelentes que no pueden optar de forma prioritaria a puestos de trabajo para los que han sido formados
    Y es que la FORMACION y la DOCENCIA no es una prioridad
    Pues eso, a disfrutar del verano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: