Por un proceso (re)constituyente en AP

Vivimos días convulsos y extraños en AP. Las protestas se suceden y las huelgas se anuncian y se consuman. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Qué podemos esperar? Hace ya tiempo que el pesimismo al respecto me embarga cuasi por completo. Esto ya no da más de sí, no queda otra que echar el freno de mano.

Es por eso que me he propuesto iniciar una serie de artíulos comentando y presentando escritos de destacados colectivos y personalidades que están reflexionando sobre este mismo tema. El primero de ellos pertenece al compañero Javier Padilla, médico de familia en la Comundiad de Madrid y miembro del Colectivo Silesia, que lleva por título “No son los recortes, es que ya no te quiero”. En este escrito el autor nos presenta su hipótesis, la cual comparto al cien por cien: es evidente que hemos vivido una época fatal de recortes en el sector público y la Atención Sanitaria no ha sido ajena a este hecho, pero su situación crítica no es únicamente debida a este hecho de minva presupuestaria. Desde los diferentes estamentos de la administración del Estado, inlcuyendo los diferentes Gobiernos Centrales y Autonómicos, no se han creído el papel fundamental de la Atención Primaria como pilar básico de la sanidad española. Pese a ser el ámbito más eficiente de la Sanidad, las partidas presupuestarias no han dejado de disminuir, inclusive en estos nuevos años de nueva bonanza (parcial) económica. Pero la tragedia no acaba ahí. No solamente se pierde poder presupuestario, sino también la esencia misma del sector basada en el paciente como visión integral y longitudinal.

La mala planificación en la formación de especialistas en Medicina de Familia y Comunitaria, junto con el déficit en reposición de facultativos de baja o jubilados, dan lugar a una situación de sobrecarga, saturación y sensación de burnout profesional. Una sociedad envejecida, con un predominio de enfermedades crónicas y bajo el mantra anunciado y asegurado de la “accesibilidad” confundida como “inmediatez”, no hace sino sumarse a los ingredientes de esta tormenta perfecta.

Desde las sociedades científicas no se están dando, a mi juicio, tampoco los pasos correctos. En muchas ocasiones, no hay más que ver la formación ofertada a sus socios y socias, subiéndose a la espiral de la tecnofilia y del afán procedimental como panacea. Sin entrar al fondo de la cuestión, me cuesta creer que ante la situación de desborde asistencial en la consulta, sin poder hacer el seguimiento básico al paciente crónico o la atención domiciliaria, se pretenda abarcar también, por ejemplo, la ecografía clínica en las consultas…

En definitiva, la situación es de tal gravedad actualmente que se hace indispensable un replanteamiento de la razón de ser y objetivos de la Atención Primaria y la Medicina Familiar y Comunitaria. Es necesario un proceso (re)constituyente en AP.

PD: Para levantar el ánimo y coger fuerzas, sigo con mi particular homenaje a artistas femeninas, en esta ocasión la maravillosa Joana Serrat y su americana de ensueño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: