Memorias de una pandemia

Tengo marcada en mi agenda con una cara sonriente el día que iba a incorporarme al centro de Salud, el 17 de marzo. Soy de esas personas que piensa mucho las cosas antes de que pasen. Quería llevar algo de almuerzo para todos y repartir abrazos y sonrisas a raudales.

Sobra decir que nada fue así. Me incorporé junto con los primeros cambios, las dudas y, por qué no decirlo, el miedo. Toda la dinámica conocida cambió de la mano de los diferentes protocolos que iban floreciendo. Vinieron el resto de residentes y todos a una nos organizamos para hacer la mejor contención posible.

Y creo que eso lo estamos haciendo muy bien. Los pacientes nos llaman con sus inquietudes y demandas. Casi siempre podemos resolverlo en la distancia. Nos surgen dudas, muchas dudas… el manejo de la incertidumbre está llegando a su máximo nivel en estos momentos.

Admiro la capacidad de adaptación de las personas que me rodean, su superación diaria y el sacrificio que probablemente nadie les vaya a reconocer. Disfruto de un trabajo en equipo que nace del corazón y de la responsabilidad individual para con esta situación tan cruel. Si bien es cierto que todos nadamos en la ambivalencia de la gratitud de las 20:00 y del resentimiento por no disponer de los medios para hacerlo con garantías.

Vuelvo a casa con un miedo que no me representa pero que no sé esquivar; con las calles vacías, el silencio, las mascarillas por doquier… He guardado el termómetro porque empezaba a obsesionarme y tengo una sensación de colapso mental que me impide concentrarme muchos ratos.

Siento una rabia contenida casi todo el tiempo y mucha inquietud. Inquietud por los míos a los que hace ya 4 semanas que no toco, inquietud por mis compañeros porque la probabilidad no hace excepciones e inquietud por mis pacientes. Sé que prácticamente todos los que hayan presentado clínica respiratoria están en seguimiento. ¿Pero los demás? Tenemos muchos deberes pendientes.

Pero también me invaden cosas bonitas: familiares con los que no tenía casi contacto, amistades que vuelven, tiempo para invertirme y rehacer mis prioridades. Todos saldremos diferentes de este confinamiento, yo espero saber respetarme más.

Y en este momento más que nunca, pese a que a veces no se nos valore, me siento muy orgullosa de ser residente de Medicina Familiar y Comunitaria.

6 comentarios

  1. Preciosa reflexión! 😍

  2. Muchos sentimientos en común, me siento muy identificada con tus palabras. Gracias por compartirlo.

  3. Comentario de Marta Ferrer ( problemas técnicos le han impedido subirlo ella misma)
    “Qué bonito Elena, gracias por compartirlo, esa cara sonriente marcada en tu agenda se va a transformar estoy segura en muchas caras sonrientes al leerte! tus palabras llenas de transparencia, de sencillez y de gran sensibilidad por un momento calmaron también mis miedos, mi angustia y mi rabia…tu final sincero y seguro lleno de optimismo… me encantó! Te aplaudo aunque no sean las 20h… Un fuerte abrazo a ti y a todos”

  4. Me ha gustado mucho tu reflexión. Tus palabras nos sirven de impulso en estos momentos tan confusos y me alegra tener compañeros tan entregados como tu 🙂

  5. Hola Elena
    Una reflexión preciosa, con la que muchas/os se sentirán identificados/as. Desde el punto de vista de tutor que ya ha andado mucho camino, te aseguro que esto pasara, y entonces tendremos que ser capaces de ser mejores…mejores médicos…mejores personas, Estas experiencias hacen que en ocasiones cambiemos nuestro punto de vista sobre la profesión y sobre la vida. Se dice que estas situaciones, sacan lo mejor y lo peor de cada uno, de momento veo mas lo mejor que lo peor entre la gente que me rodea. Queda pendiente cuando el tiempo pase, una conversación con todas, para hablar de estos tiempos difíciles y de lo que ha significado en nuestras vidas.
    un abrazo

  6. Es un plaer compartir la incertesa amb vosaltres
    Sou unes companyes extraordinàries les i el residents del CS Rafalafena, així que, encara que estic molt contenta de que el tema de l’avaluació dels MiIR pareix resolt i aviat sereu joves M de F , també em sent trista per la possibil. litat de perdre-vos de vista.
    Ens hem conegut i ens hem divertit, malgrat la situació, i això sempre ens quedarà
    Una abraçada
    Estel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: