El tiempo de la almendra

Suena un tintineo desagradablemente familiar. Son las siete menos veinte de la mañana. Thelma y Louise se acercan, curiosas y felices pareciendo desconocer la hora que es, a darnos los buenos días. Nos levantamos de la cama. La rutina está previamente establecida. Una va con las perras a dar un breve paseo por la tenue luz de la mañana. El otro se mete en la ducha y prepara el desayuno habitual de entre semana. “¿No será momento de cambiarlo?”, te preguntas. “Quizás mañana”. Tras comprobar, otro día más, que tal vez fuese mejor salir de entre las sábanas unos diez minutos antes y no acicalarse en modo bólido, te despides de tu pareja y de las perras hasta la tarde y te dispones a ir a trabajar.

Aunque pueda parecer “otro día más en la oficina”, hoy algo se nota diferente en el ambiente. El recorrido, previamente visualizado en la aplicación del móvil y planificado en tiempo, es diferente en el día de hoy. Empiezas por una carretera nacional, pero la cosa cambia posteriormente. Abandonas la costa, nos vamos hacia el interior por un puerto de montaña, tantas veces subido en dos ruedas. Cómodamente llegas al destino: “Bien. Al final, apurando los minutos y segundos de sueño, llego en hora”, te dices a ti mismo. Es el centro de salud del que va a depender el consultorio donde a partir de hoy vas a realizar tu labor médica. Un centro amplio, algo anticuado, pero muy funcional y con todos los servicios para la ciudadanía. Conoces a los compañeros y compañeras. “Bien, parecen todas muy majas y majos”. Te tomas el segundo café del día. La Jefa de Zona Básica te explica la idiosincrasia de la zona y un poco la manera de funcionar. Después de una breve conversación en tono distendido, vuelta al coche. Aún quedan 20 minutos hasta llegar al consultorio y ya llevas 40 minutos anteriormente. “No importa, la carretera está muy bien”, te autoconvences.

Como muchos otros en los que has estado, el consultorio es una estancia propia del ayuntamiento. Haces alguna reflexión sobre el republicanismo cívico que destila este hecho, mientras sonríes para ti. La estancia de la consulta no está mal: una habitación amplia, con una distribución racional y sin mucho “ruido” ambiental. Te gusta. “Ufff, con esto vamos a tener problemas”. La silla es una de esas tragedias del mobiliario de la administración que todavía persisten en el imaginario del colectivo médico allá por donde fueres. Le restas importancia, “una silla propia pagada de tu bolsillo tampoco es tan cara”. “Además, ahora que voy a estar más tiempo aquí, me sale a cuenta”, añades para tus adentros.

Es en ese preciso instante en que acabas de caer en la importancia del día de hoy: es el primer día de abandono, aunque sea temporalmente, de la sensación de precariedad laboral y gestión de tu propia vida laboral que has tenido tras terminar la residencia. Cuestiones que habías dejado aparcadas como el derecho a vacaciones regladas, el derecho a la baja médica sin la preocupación de si cada día que no pudieses trabajar no lo cobraras, etc… Pero no solamente te venían a la cabeza los derechos. Dos palabras resonaban en fondo de la cabeza: “Longitudinalidad y cercanía”. Eso en lo que se basaba tu aprendizaje como personal sanitario especializado en Medicina Familiar y Comunitaria, por fin, se materializaba.

Y un día, con el tiempo de recogida de la almendra, hito destacado en tu lugar de trabajo actual, se produce el hecho tanto tiempo ansiado. En la pantalla del ordenador, tras el nombre del o la paciente en cuestión y de su número de teléfono, aparece: “Metge: Carlos Navarro Cueva”. Sonríes de nuevo, por fin ese eres tú.

Estos hongos no se me van

Varón, 37 años. Acude a la consulta por las lesiones ungueales que se aprecian en la imagen adjunta. Refiere que las tiene desde hace tiempo y que ha probado una laca ungueal para hongos sin resultado.

dav

  • ¿Cómo describirías las lesiones?
  • ¿Qué preguntas le harías al paciente?
  • ¿Cuál es vuestra sospecha diagnóstica?
  • ¿Qué tratamiento le propondríais?

Complementos alimenticios

¿Saben nuestros pacientes qué están consumiendo cuando eligen tomar complementos alimenticios? ¿Lo sabemos nosotros? ¿Sabemos qué documentación deben aportar las empresas antes de comercializar unos de estos preparados? ¿Sabemos qué evidencia hay detrás de estos compuestos? ¿Cuál es la dosis que se debe consumir y durante cuánto tiempo?

Si no sabes responder a éstas preguntas puede que te resulte interesante esta revisión sobre los complementos alimenticios que he realizado. Espero que os resulte interesante.

Sesión web complementos alimentarios

Un saludo.

Mire lo que me ha salido Doctora

Mujer de 85 años que acude a nuestra consulta porque le molesta una lesión que le ha aparecido en la cara lateral izquierda de la nariz. A la exploración encontramos esta imagen:

modificada_LI.jpg

  • ¿Cómo describirías la lesión?
  • ¿Qué más le preguntarías?
  • ¿Qué tratamiento le pondríais?

QUearosis actínica

Videorepaso: Entendiendo una espirometría

Con esta entrada, inauguramos en Docencia Rafalafena una nueva sección que titularemos ” Videorepasos de Augusto”. Se tratará de una serie de vídeos explicativos sobre temas, eminentemente prácticos, que consideramos de gran interés para Medicina de Familia

El autor y responsable de esta sección es Augusto Saldaña, MF que actualmente trabaja en el Sevicio de Urgencias del Hospital de Liria, autor y creador del famoso blog “La Chuleta de Osler”. Desde Docencia Rafalafena damos las gracias a Augusto por su buenhacer y ganas de compartir y esperamos que esta nueva sección sea de gran utilidad para todos nuestros lectores y seguidores

Y para empezar: espirometría

  • La espirometría es la prueba que mejor calcula la función pulmonar. Debido a la prevalencia de pacientes con EPOC y asma, desde atención primaria solicitamos y revisamos espirometrías continuamente. Si bien es cierto es una habilidad que vamos aprendiendo durante la residencia, el uso de la memoria para recordar parámetros, valores y resultados podría ser una técnica poco rentable y traicionera.
  • En el siguiente video intentaremos visualizar la espirometría. Empezaremos comprendiendo de qué se trata el test, qué es lo que tiene que hacer el paciente, para qué la usamos y de dónde salen los valores que estudiamos. Finalmente revisaremos cómo interpretar los valores en un patrón respiratorio obstructivo, relacionados a las enfermedades EPOC y asma, antes mencionadas.
  • El objetivo de este resumen es entender visualizando e intentar usar la memoria pura lo menos posible. ¡Vamos a ello!

La espirometría: la guía definitiva
Clica en el video para empezar a verlo.

Las siguientes ilustraciones pueden servirte para recordas y repasar:

Figura 1. Curva volumen tiempo. Expresa la cantidad de volumen expulsado en 6 segundos. Casi todo sale en el primer segundo. Para que la prueba sea válida, se debe haber espirado de forma enérgica durante 6 segundos seguidos. (Clica en la imagen para agrandarla y descargarla).
Figura 2. Curva flujo (velocidad)-volumen. Expresa la velocidad a la que se mueve el volumen espirado. Durante el primer segundo, la velocidad es máxima, y luego, poco a poco empieza a descender hasta que ha salido el 100% espirable del pulmón. (Clica la imagen para agrandarla y descargarla).
Figura 3. En una enfermedad obstructiva, el aire no sale de forma adecuada. Sale más lento y no sale todo lo inspirado. Es por eso que en el primer segundo, el volumen expulsado (folumen espirado forzosamente en el segundo 1 – FEV1) es menor (en naranja). (Clica la imagen para agrandarla y descargarla).
Figura 4. La clásica curva con concavidad superior de un paciente con enfermedad obstructiva (en naranja). No solamente hay un menor volumen (curva más pequeña), sino que durante el primer segundo, el flujo pico es menor. Esto parámetro es útil, utilizando otro dispositivo, para medir la intensidad de una crisis asmática (cálculo del peak flow). Por fuerzas biofísicas, al espirar con mucha fuerza, las vías más pequeñas colapsan, y el volumen expulsado es menor. Conforme la velocidad deciende, el volumen espirado vuelve a aumentar, resultando en la curva cóncava del patrón obstructivo. (Clica la imagen para agrandarla y descargarla).

Augusto Saldaña M. – MFyC, Urgencias – Hospital de Lliria

Manejo antibiótico de la NAC

Pese a que las neumonías adquiridas en la comunidad (NAC) habitualmente pueden ser manejadas desde Atención Primaria, se calcula que hasta el 75% acuden en algún momento al Servicio de Urgencias Hospitalario.

Es conocida la variablidad que existe en cuanto el manejo antibiótico de esta infección por lo que hemos considerado importante revisar la pauta antibiótica apropiada, con especial interés en los pacientes de menor riesgo, subsidiarios de manejo ambulatorio.

Adjuntamos un pequeño resumen con las evidencias encontradas:

Sesión NAC

Un saludo!

 

Manejo Diabetes Mellitus tipo 2

Jaume del Pozo es un JMF formado en CS Rafalafena que trabaja en un CS de Sabadell. Interesado en la formación continua, en la docencia y en la gestión clínica que de forma periódica tiene la generosidad de compartir con nosotros su trabajo y sus investigaciones

Jaume acaba de realizar una actualización sobre abordaje de la Diabetes Mellitus que estoy segura os va a ser de utilidad, porque si en alguna patología se ha variado la práctica clínica y los tratamientos farmacológicos en los últimos años, ha sido precisamente esta

Muchas gracias Jaume!!!

SesiónMANEIG DM2