Prevención del cáncer colorrectal (CCR)

Hola a todos.

Os presento un resumen de la guía de práctica clínica de la Asociación Española de Gastroenterología (AEG) y de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFyC) que ha actualizado recientemente las recomendaciones para el diagnóstico y la prevención del cáncer colorrectal (CCR). 

Como ya sabemos el CCR es una de las neoplasias más frecuentes en nuestro medio y tiene una tendencia en aumento. El estadío del CCR en el momento del diagnóstico es un importante factor de riesgo y desde nuestra consulta debemos promover la participación y la adherencia de la población al cribado del CCR e intentar conseguir una cobertura universal. 

Aquí tenéis los puntos más importantes respecto al manejo de los síntomas de alarma de CCR, el cribado del CCR en la población de riesgo medio así como en la población con CCR familiar no sindrómico.

Factores de riesgo y prevención del cáncer colorrectal

  • Es importante recomendar una dieta mediterránea adecuada y estilos de vida saludable a toda la población para prevención del CCR, así como evitar el tabaco y el consumo de alcohol.

Diagnóstico del CCR en pacientes sintomáticos 

1.- Síntomas para el diagnóstico de cáncer colorrectal 

  • Ante síntomas digestivos bajos se debe realizar una buena anamnesis y examen físico detallado que incluya una exploración anorrectal. 
  • Si se palpa o se ve en una exploración radiológica una masa abdominal o rectal sospechosa de CCR se debe derivar sin demora a atención especializada. 
  • Pacientes con rectorragia y síntomas de alarma (sangre oscura, hematoquecia, síndrome constitucional, cambio del hábito intestinal o ausencia de síntomas perianales) se debe solicitar colonoscopia urgente y/o derivar sin demora a atención especializada.
  • Pacientes con anemia ferropénica con hemoglobina ≤10g/dl en mujeres y <11g/dl en hombres sin causa aparente se debe solicitar colonoscopia urgente y/o derivar sin demora a atención especializada.
  • En pacientes con alta sospecha de CCR (masa rectal o abdominal, rectorragia u anemia ferropénica significativa y sospecha de sangrado intestinal crónico, y/o síntomas digestivos bajos con un test de SOHi positivo) se recomienda la realización de colonoscopia y/o confirmación en atención especializada en un tiempo menor a 2 semanas. 

2.- Test de sangre oculta en heces inmunológico (SOHi) en pacientes con síntomas digestivos bajos 

  • Pacientes con síntomas digestivos bajos de reciente inicio sin síntomas de alarma (masa rectal o abdominal, rectorragia, anemia ferropénica) se debe realizar un test de SOHi. 
  • Si el test de SOHi es positivo (≥10􏰀g/g de heces) se debe realizar colonoscopia preferente y/o derivar sin demora a atención especializada.
  • Si el test de SOHi es negativo pero persisten los síntomas de reciente aparición (2-4 semanas) se debe realizar colonoscopia preferente y/o derivar sin demora a atención especializada.

Cribado del cáncer colorrectal en la población de riesgo medio 

  • En población de riesgo medio se recomienda el cribado con SOHi cada dos años entre los 50 y los 75 años.
  • Ante una colonoscopia completa y de buena calidad sin hallazgos significativos, se sugiere la vuelta al programa de cribado a los 10 años. 
  • Se recomienda remitir a consultas de alto riesgo a aquellos individuos con más de 10 adenomas para evaluar el riesgo hereditario y vigilancia. 
  • Se aconseja la colonografía por TC para la evaluación de una prueba de SOH positiva en individuos en los que está contraindicada la colonoscopia o cuando es incompleta por causa diferente a una mala limpieza colónica. 
  • No se recomienda el uso de biomarcadores en sangre periférica como prueba de cribado de CCR 

Cáncer colorrectal familiar no sindrómico

1.- Riesgo de CCR y neoplasia avanzada en el CCR familiar no sindrómico 

  • Se recomienda determinar si la agregación familiar corresponde a alguno de los síndromes hereditarios asociados al CCR conocidos.
  • Individuos con un solo familiar de primer grado (FPG) con CCR deben ser incorporados a los programas de cribado de base poblacional. 
  • En los individuos con dos FPG con CCR se debe realizar colonoscopia cada 5 años. 

2.- Estrategias de cribado en población con CCR familiar no sindrómico 

  • Se recomienda el cribado con SOHi en individuos con un FPG con CCR.
  • Tras una primera colonoscopia, los intervalos de vigilancia endoscópica se ajustarán a los hallazgos endoscópicos. 

Del mismo modo se ha actualizado el manejo endoscópico tras una resección de pólipos y de CCR. En él se aborda el manejo y los intervalos de tiempo que deben transcurrir según la lesión encontrada. En él tenéis una tabla resumen muy interesante para consultar en caso de tener un paciente que, por ejemplo, acude porque hace 6 años le hicieron una colonoscopia y no se acuerda de cuándo tiene que repetírsela.

En los siguientes links tenéis los 2 artículos que he utilizado, en los que se detallan otros aspectos como el manejo de las poliposis colorrectales, del CCR hereditario no asociado a poliposis (Síndrome de Lynch) y de las enfermedades inflamatorias intestinales.

Espero que os sea de utilidad. 

 

Sesión web en pdf: Prevención del CCR

Cubiella J, Marzo-Castillejo M, Mascort-Roca JJ et al. Guía de práctica clínica. Diagnóstico y prevención del cáncer colorrectal. Actualización 2018. GyH. 2018.

Mangas Sanjuan C, Jover R, Cubiella J et al. Vigilancia tras resección de pólipos de colon y de cáncer colorrectal. Actualización 2018. GyH. 2018.

Traduciendo estas rayas…

Varón de 75 años que acude a la consulta de atención primaria por mareo ocasional, que aparece de forma predominante cuando realiza ejercicio. El paciente no relata ninguna otra sintomatología asociada al cuadro.

 

(Hacer click sobre la imagen para ampliarla)

  • ¿Cómo describiríais el ECG?
  • ¿Cuál es el diagnóstico electrocardiográfico?
  • ¿Qué realizaríais a continuación?

Por un proceso (re)constituyente en AP

Vivimos días convulsos y extraños en AP. Las protestas se suceden y las huelgas se anuncian y se consuman. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Qué podemos esperar? Hace ya tiempo que el pesimismo al respecto me embarga cuasi por completo. Esto ya no da más de sí, no queda otra que echar el freno de mano.

Es por eso que me he propuesto iniciar una serie de artíulos comentando y presentando escritos de destacados colectivos y personalidades que están reflexionando sobre este mismo tema. El primero de ellos pertenece al compañero Javier Padilla, médico de familia en la Comundiad de Madrid y miembro del Colectivo Silesia, que lleva por título “No son los recortes, es que ya no te quiero”. En este escrito el autor nos presenta su hipótesis, la cual comparto al cien por cien: es evidente que hemos vivido una época fatal de recortes en el sector público y la Atención Sanitaria no ha sido ajena a este hecho, pero su situación crítica no es únicamente debida a este hecho de minva presupuestaria. Desde los diferentes estamentos de la administración del Estado, inlcuyendo los diferentes Gobiernos Centrales y Autonómicos, no se han creído el papel fundamental de la Atención Primaria como pilar básico de la sanidad española. Pese a ser el ámbito más eficiente de la Sanidad, las partidas presupuestarias no han dejado de disminuir, inclusive en estos nuevos años de nueva bonanza (parcial) económica. Pero la tragedia no acaba ahí. No solamente se pierde poder presupuestario, sino también la esencia misma del sector basada en el paciente como visión integral y longitudinal.

La mala planificación en la formación de especialistas en Medicina de Familia y Comunitaria, junto con el déficit en reposición de facultativos de baja o jubilados, dan lugar a una situación de sobrecarga, saturación y sensación de burnout profesional. Una sociedad envejecida, con un predominio de enfermedades crónicas y bajo el mantra anunciado y asegurado de la “accesibilidad” confundida como “inmediatez”, no hace sino sumarse a los ingredientes de esta tormenta perfecta.

Desde las sociedades científicas no se están dando, a mi juicio, tampoco los pasos correctos. En muchas ocasiones, no hay más que ver la formación ofertada a sus socios y socias, subiéndose a la espiral de la tecnofilia y del afán procedimental como panacea. Sin entrar al fondo de la cuestión, me cuesta creer que ante la situación de desborde asistencial en la consulta, sin poder hacer el seguimiento básico al paciente crónico o la atención domiciliaria, se pretenda abarcar también, por ejemplo, la ecografía clínica en las consultas…

En definitiva, la situación es de tal gravedad actualmente que se hace indispensable un replanteamiento de la razón de ser y objetivos de la Atención Primaria y la Medicina Familiar y Comunitaria. Es necesario un proceso (re)constituyente en AP.

PD: Para levantar el ánimo y coger fuerzas, sigo con mi particular homenaje a artistas femeninas, en esta ocasión la maravillosa Joana Serrat y su americana de ensueño.

Abordaje del Pie Diabético 2

La segunda sesión sobre pie diabetico, a cargo de nuestra EIR . Jessica Gisbert.

PIEDIABÉTICOII-

Sesión: Infecciones del tracto urinario (I)

Aqui os dejamos la sesión clínica impartida hoy en el CS Rafalafena

Puntos clave

  • El urocultivo no es necesario es la mayoría de las cistitis agudas no complicadas
  • Escaso valor del sedimento de orina en el manejo de las ITU
  • Ante clínica sugestiva y tira negativa ( nitritos y leucocitos negativos): En un 25% estamos ante una ITU
  • Utilizar tratamiento empírico
  • Importante conocer la etiología más probable y Mapa de resistencias bacterianas actualizado de cada zona de salud
  • Se desaconseja utilización de antibióticos con tasas de resistencias 20%
  • Preferencia por pautas cortas

Sesión Infecciones del tracto urinario DR (I)

Espero que sea de vuestra utilidad!!

Odinofagia

dav

 

Paciente de 16 años de nuestro cupo, acude con su madre a consulta. Refiere intensa odinofagia de 3 días de evolución.

La exploración es la siguiente…

  • Completa anamnesis, sospecha disgnóstica y tratamiento.

Abordaje del Pie Diabético

Aqui os dejo la sesión de enfermería sobre pie diabetico, impartida en nuestro centro, por Jessica Gisbert Ferrer. EIR 3 de Enfermeria Familiar y Comunitaria.

PIE DIABÉTICO