Disfunción eréctil

La disfunción eréctil se define como la incapacidad recurrente o constante de conseguir y/o mantener una erección suficiente para la actividad sexual satisfactoria (estos síntomas deben persistir durante 3 meses). Es un trastorno benigno que afecta a la salud física y psicosocial y tiene una repercusión importante en la calidad de vida de quienes la sufren, así como de sus parejas y familias.

A parte de la importancia que tiene por la repercusión en la esfera psicológica del que la padece, la disfunción eréctil, puede ser entendida como un marcador precoz de daño endotelial, permitiéndonos diagnosticar otras patologías en estadios precoces y prevenir su evolución.

Desde la consulta de Atención Primaria, se puede realizar un gran abordaje de esta entidad y proporcionar las herramientas y pautas suficientes para la mejoría clínica. Para ello, es fundamental comenzar con:

  • Historia Clínica, en ella, se debe indagar sobre los posibles FRCV y patología cardiaca establecida (HTA, IAM previo…), alteraciones metabólicas tales como: dislipemia, hiper o hipotiroidismo y diabetes. Por otro lado, es importante valorar antecedentes psiquiátricos (ansiedad o depresión), neurológicos, y traumatismo o intervenciones en la zona genital o abdomino-pélvica.
  • Es fundamental valorar el estilo de vida (consumo de tabaco y otros tóxicos, alcohol, sedentarismo, obesidad…) ya que se consideran factores de riesgo reversibles para la Disfunción eréctil (DE). Y por último los tratamientos vigentes, sobre todo anti-HTA (betabloqueantes), psicofármacos (ADT, IMAO, ISRS) …
  • Historia sexual: junto con la Hª clínica nos puede orientar sobre la etiología de la DE (orgánica, psicológica o mixta). Importante preguntar:
    • Inicio agudo o progresivo
    • Frecuencia, calidad y duración de las erecciones
    • Erecciones nocturnas/ matutinas (Extracoitales)
    • Factores psicosociales
    • Cuestionarios estandarizados: IIEF, SHIM
  • Exploración física:
    • Exploración de genitales
    • Signos de hipogonadismo (caracteres sexuales secundarios)
    • Estado cardiovascular y neurológico (toma de TA)
  • Pruebas complementarias:
    • Analítica básica si en los últimos 12 meses no se dispone (sobre todo glucemia y perfil lipídico)
    • Perfil hormonal: testosterona. Valorar según antecedentes (disminución de la libido) y EF, ampliar conàPRL, TSH, FSH, LH y estradiol.

Tras ello, una vez identificadas las necesidad y expectativas del paciente, mediante la toma de decisiones compartida, se plantea un tratamiento.

El tratamiento de la disfunción eréctil está fundamentado en 3 pilares:

  • Modificar los FRCV/estilo de vida: HTA, dislipemia, DM, obesidad, sedentarismo, tabaco, alcohol…
  • RHB peneana: se deben tener erecciones frecuentes ya que eso favorece la oxigenación de los cuerpos cavernosos, y retrasa/reduce la fibrosis de estos.
  • Psicoterapia/Tratamiento Farmacológico: es conveniente identificar el tipo de DE y las necesidades del paciente, ya que, en ocasiones con las modificaciones de estilos de vida, RHB y asesoramiento psicológico (se podría realizar interconsulta a sexología), no llega a ser necesario el tratamiento farmacológico.

Previo a la toma de tratamiento farmacológico se debe tener en cuenta 3 aspectos fundamentales:

  1. ¡ES FUNDAMENTAL EXPLICAR AL PACIENTE LA NECESIDAD DE LA ESTIMULACIÓN SEXUAL SUFCIENTE! El NO (Óxido nitroso) precursor inicial de la cascada eréctil se libera de las terminaciones nerviosas. Sin el deseo erótico suficiente, el tratamiento farmacológico, no es útil.
  2. La mayoría de los pacientes que solicitan tratamiento, son cardiópatas. Se debe valorar el riesgo de la actividad sexual a partir del nivel de tolerancia al ejercicio. Para ello, sería suficiente preguntando. ¿Es capaz de caminar 1 milla (1,6Km) en 20 min, sin fatiga? Ó ¿Es capaz de subir dos tramos de escaleras en 10 segundos? En aquellos pacientes en los que la condición física esté deteriorada, la cardiopatía no esté controlada, se puede derivar a cardiología para valoración.
  3. Contraindicaciones.

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO: INHIBIDORES DE LA FOSFODIESTERASA-5

No hay estudios multicéntricos doble o triple ciego en los que se compare la eficacia o preferencia de los pacientes por un tratamiento u otro. La elección del tratamiento va a depender de las características del paciente y la frecuencia de la práctica sexual.

POSOLOGÍA:

  1. A demanda, previa a la práctica sexual.
  2. Pauta continua, dirigida a pacientes jóvenes sin FRCV. Tiene como objetivo, la oxigenación de los cuerpos cavernosos. Con tadalafilo 5 mg:
    1. 1er mes, 1 comprimido diario
    1. 2n mes, 1 comprimido cada 2 días
    1. 3er mes, 1 comprimido dos veces en semana (ej: martes y viernes)
    1. 4rt mes, a demanda o sin tratamiento si no lo precisa

CONTRAINDICACIONES:

  1. Tratamiento concomitante con nitritos orgánicos (NTG, mononitrato o dinitrato de isosorbide) y otros preparados con fines recreativos, poppers (nitrito/nitrato de amilo).
  2. Intolerancia o alergia
  3. Insuficiencia renal o hepática GRAVE
  4. Enfermedad cardiovascular previa (< 6 meses) o inestable.

Para finalizar, se tendrán que valorar los resultados, haciendo hincapié en: respuesta eréctil, satisfacción con el tratamiento y efectos secundarios.

Si se da un fracaso terapéutico, valoraremos:

  • Uso correcto de las opciones terapéuticas
  • Nuevas instrucciones y asesoramiento
  • Valorar nuevo tratamiento o combinado (anillas)
  • Valorar derivación a 2n. nivel asistencial

BIBLIOGRAFIA:  https://uroweb.org/guideline/male-sexual-dysfunction/