Doctora, me ahogo.

Varón de 81 años que acude por aumento de su disnea habitual desde hace 5 días. Además, nos comenta que presenta tos con expectoración amarillenta, sensación distérmica y pérdida de peso de aproximadamente 10 kg con alteración del ritmo intestinal.

A la exploración el paciente presenta buen estado general, coloración amarillenta de piel y mucosas; las constantes están en rango a excepción de una saturación de 02 del 93% y en la auscultación pulmonar se evidencia disminución del murmullo vesicular en la base pulmonar derecha con crepitantes bibasales en ambos hemitórax.

Ante un paciente con disnea se solicitan varias pruebas complementarias, entre ellas la siguiente gasometría arterial:

  • ¿Qué más le preguntaríais a nuestro paciente?
  • ¿Qué nos aporta la gasometría en este caso?
  • Y, ¿cuál sería sería el diagnóstico diferencial?
Anuncios

Manejo de la Anemia Macrocítica y de la Anemia Perniciosa en Atencion Primaria

Buenos días, aquí les dejo la sesión impartida el día de ayer en nuestro centro de salud.

Un saludo

Anemia macrocitica y Anemia Perniciosa

 

¿Qué podemos hacer para no olvidar?

Una de cada tres personas mayores de 60 años morirá con demencia. Es lo que afirma Lancet en una revisión que publicó hace pocos meses titulada “Dementia prevention, intervention, and care“.

La demencia es una de esas enfermedades nada populares entre los médicos porque en la gran mayoría de casos no tenemos un tratamiento que la cure o sea considerablemente efectivo; y eso nos frustra. Pero hay cosas que podemos hacer y esto es lo que nos gustaría destacar de esta revisión.

Según han concluido los autores, más de un tercio de los casos de demencia serían prevenibles mediante el control de los factores de riesgos modificables que se atribuyen al desarrollo de demencia. Dichos factores de riesgo son:

  • Hipertensión arterial no controlada.
  • Obesidad.
  • Tabaco.
  • Sedentarismo.
  • Diabetes.
  • Bajo nivel de estudios.
  • Aislamiento social.
  • Depresión.
  • Pérdida de agudeza auditiva.

Como podemos comprobar, las estrategias que se extraen de estos factores de riesgo son comunes a la prevención de otras muchas enfermedades a las que nos enfrentamos en Atención Primaria todos los días; como es el caso del control de los factores de riesgo cardiovascular.

Sin embargo, a este apartado clásico de la Prevención de la Salud se le suma la faceta social que muchas veces no se abarca en la consulta y, como acabamos de decir, adquiere importancia en el desarrollo de la demencia.

Además, en esta revisión desarrollan el concepto de reserva cognitiva, definida como “la capacidad del cerebro para soportar mayor cantidad de neuropatología antes de llegar al umbral donde la sintomatología clínica asociada a la demencia comienza a manifestarse”. Esta reserva se alcanza tanto por características innatas como el coeficiente individual, como por factores modificables tales como la educación recibida.

Esta reserva cognitiva se ha visto que puede funcionar como factor protector o, por lo menos, retrasar el inicio de la enfermedad debido a que aumenta la flexibilidad, eficiencia y capacidad de las redes cerebrales. Es por ello, que una de las propuestas que se comentan en esta revisión es aumentar la reserva cognitiva de la población desde edades tempranas. No obstante, parece ser que la reserva cognitiva es un elemento dinámico que puede modificarse a lo largo de la vida e, incluso, a edades avanzadas mediante una adecuada estimulación.

Como conclusiones respecto al apartado de prevención de esta revisión, destacamos la esperanza. Hay cosas que podemos hacer para combatir el olvido, recalcando la prevención de los factores de riesgo cardiovascular y el cuidado del aspecto social de nuestros pacientes.

Aquí os dejamos el enlace al artículo: http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(17)31363-6

Un saludo y hasta pronto.

Me duele la espalda…

Varón de 50 años que acude a la consulta por dolor en zona dorso lumbar derecha desde hace unos días. En la exploración y tras quitarle la faja que llevaba, observamos las siguientes imágenes. ¿Cómo las describirías? ¿Qué diagnóstico os sugieren? ¿Cómo lo trataríais?20170608_184631

¿Por debajo de 140/90?

Esta semana nuestro compañero Carlos Fernández Oropesa ha publicado en su blog, el rincón de Sisifo un interesante artículo que revisa las ultimas evidencias sobre el manejo de la HTA.

(Therapeutics Letter) Lo que dice la mejor evidencia sobre el tratamiento farmacológico de la HTA

En su entrada podremos comprobar cuál es el tratamiento de inicio recomendado, qué cifras de TA son el “objetivo” a conseguir y cuando es necesario iniciar tratamiento.

Aquí dejo recogidos los principales puntos a destacar, no obstante aconsejo leer el artículo original.

  • Es recomendable el inicio de tratamiento antihipertensivo en mayores de 60 años con cifras de TA>160/100 mmHg.
  • En paciente con hipertensión leve (140-159/90-99 mm Hg) los fármacos antihipertensivos en prevención primaria no han demostrado reducir la morbimortalidad.
  • En pacientes con edades entre los 18 y 59 años con hipertensión leve-moderada (140-179/90-109 mm Hg) el tratamiento parece reducir los eventos cardiovasculares con una reducción absoluta del riesgo del 0,9% (NNT=122) debido fundamentalmente a la reducción de los ACV. La calidad de la evidencia, no obstante, es baja.

¿Qué cifras de TA son las objetivo?

  • Objetivos de PA <140-160/90-100 mmHg no parecen reducir la mortalidad.
  • En el tratamiento de la HTA, los objetivos de PA deben ser el lograr unas cifras en torno a 160/90 mmHg, teniendo en cuenta que en muchos pacientes esto no es posible.

¿Qué hacemos en la práctica habitual?

  • Está claro que no se puede generalizar y que tampoco todos los profesionales sanitarios trabajamos de la misma forma, pero en mi periodo de formación me he encontrado muchas veces con pacientes sobretratados, varios de ellos los he visitado en guardias de atención continuada e incluso de urgencias hospitalarias por episodios de hipotensión secundarias a los fármacos, pacientes que en muchos casos tenían unas cifras de TA basales “en rango” y que realmente no tenían justificado un tratamiento de su HTA.

Espero les resulte interesante, un saludo y buen fin de semana

Cada cosa a su lugar

Mujer de 88 años, que acude a urgencias por vómitos de contenido marronáceo en cantidad de 2 durante las últimas 24 horas, con ausencia de deposiciones del mismo tiempo de evolución, sin presentar fiebre ni otra sintomatología.

Tras realizar una exploración física completa, destacan un abdomen sin hallazgos y crepitantes bibasales en la auscultación pulmonar. Se realiza pruebas complementarias para estudio y encontramos la siguiente Rx de tórax.

radiografia

  • ¿Cómo describiríais la imagen?
  • ¿Qué pruebas complementarias realizaríais de forma urgente? Y, ¿cuáles realizaríais para completar el estudio?
  • ¿Cuál es el diagnóstico que os sugiere?
  • ¿Qué tratamiento utilizaríais?

tac

Homeopatía. Repasando y aclarando conceptos.

Para nuestra sesión web de este viernes, me gustaría que leyerais el último Boletín Terapéutico de Navarra. Vol. 25 nº1. Donde encontramos una magnifica aportación de Vicente Baos. Médico de Familia madrileño, que desde hace tiempo está dedicando parte de su tiempo y su buen hacer, a tratar el tema de las pseudoterapias. En este caso lo dedica a la Homeopatía. Lo hace, mediante un boletín, que cumple sus objetivos, puesto, que resume y centra el tema de forma magistral, y en el que, por supuesto aporta su visión.

Se titula: “La Homeopatía como abordaje no científico de la terapia farmacológica.”

Os pongo aquí las conclusiones finales

Conclusiones

1-La homeopatía no es una ciencia ni un sistema terapéutico, sino una simulación de tratamiento con supuestos medicamentos (farmacológicamente hablando).

2-Hay un aprovechamiento, consciente o inconsciente, de todas aquellas vías como el azar, la evolución natural de la enfermedad, el efecto placebo, etc., que provocan que un paciente se sienta mejor.

3-Si las personas interesadas en esta terapia deciden seguir este tipo de tratamiento, deberían ser informados de su carácter no científico antes de aceptar su aplicación dentro de su libertad y autonomía de decisión.

4-Ningún médico adecuadamente formado debería incluir en sus recomendaciones terapéuticas ninguna pseudociencia, incluida la homeopatía.

5-Las personas que optan por la homeopatía para tratar ciertas enfermedades graves podrían poner en riesgo su salud al rechazar la utilización de otras terapias científicamente probadas.

Mi opinión personal, es que, además de no incluir en nuestras recomendaciones terapéuticas esta práctica, deberíamos mejorar nuestra formación, para poder aconsejar en nuestra consulta, y con pleno conocimiento de causa, la no utilización por parte de nuestros pacientes de esta terapia, que además de ser ineficaz, puede llegar a perjudicarles.

Recordemos que: “Todo tratamiento que no está indicado, está contraindicado” y pongamos en valor nuestro banner: “NO SIN EVIDENCIA”

Haz clic en el enlace:

http://www.navarra.es/home_es/Temas/Portal+de+la+Salud/Profesionales/Documentacion+y+publicaciones/Publicaciones+tematicas/Medicamento/BIT/Vol+25/BIT+25+N+1.htm